Autismo Segovia se hace visible en el reparto de 400 torrijas en la avenida del Acueducto

Reparto de torrijas por los voluntarios de Autismo Segovia./Óscar Costa
Reparto de torrijas por los voluntarios de Autismo Segovia. / Óscar Costa

La asociación ilumina el Acueducto de azul para conmemorar el Día Mundial de los afectados con TEA

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

La iniciativa ha tenido también el propósito de agradecer a todos los que colaboraron para conseguir el récord Guinnes hace un año, cuando 766 personas bailaron la jota de Chatún junto al Acueducto. Este domingo, Autismo Segovia ha vuelto ha conseguir una marca destacada, si no de récord sí inédita, al repartir cuatro centenares de torrijas para dar visibilidad al Trastorno del Espectro Autista (TEA) en un nuevo Día Mundial del Autismo.

Fotos

La asociación segoviana que preside Susana Guri han pensado en esta actividad para recaudar algunos fondos más que den cobertura a los programas y gastos del colectivo. En esta gran torrijada en la avenida del Acueducto y después, hacia las nueve de la noche, en el baile de la jota junto al monumento en la plaza del Azoguejo han participado cientos de personas, y de nuevo ha brillado la colaboración de distintas entidades.

La actividad ha servido también para agradecer a todos los que colaboraron hace un año para lograr el récord Guinnes de baile de jota

La Asociación de Cocineros y Reposteros de Segovia, con Ignacio García al frente, ha tomado con sus colaboradores la cocina de los Hermanos de la Cruz Blanca para elaborar las torrijas, y un buen número de empresas han participado con la donación altruista de sus productos para hacer el dulce (Carrefour, leche Mesenor) y para el lote de regalos que han sido sorteados entre los participantes en la degustación.

Autismo Segovia ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento de Segovia y con una docena de voluntarios distinguidos por sus impermeables azules para distribuir las 400 torrijas, los botellines de agua, para poner a la venta los boletos (para las torrijas y para el sorteo de regalos) y, con el Grupo de Danzas Emperador Teodosio, volver a bailar la jota de Chatún.

El remate de la jornada han sido el baile de la jota y la iluminación del Acueducto, teñido de azul a las nueve de la noche para hacer más visible este Día Mundial del Autismo. Una luz especial también para celebrar el aniversario del Guinnes con esta actividad, quizá también «un récord porque nadie ha hecho nunca un reparto de 400 torrijas en Segovia ni en España», ha declarado Susana Guri.

La cola para recogerlas ha tenido que hacer un círculo que casi ha cubierto todo el ancho de la aevenida y, aunque antes ya contaban con la venta de unos cien boletos, en poco más de una hora los voluntarios han vendido todas en las mesas instaladas en la avenida del Acueducto.

A dos euros cada una, al menos han reportado 800 euros para la asociación, que puede sumar las ventas de artesanía y de las pulseras conmemorativas del récord. Torrijas, sorteo de regalos, una mesa informativa... Una jornada para concienciar sobre las necesidades de las familias con alguno de sus miembros diagnosticado con trastorno del espectro autista, para romper barreras juntos por el autismo, como recogía el lema de esta ocasión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos