La Asociación Unificada de la Guardia Civil atribuye el atasco al recorte en personal

La Guardia Civil ayuda a un conductor a sacar el coche de la nieve durante el colapso del fin de semana. /Guardiacivil en twitter
La Guardia Civil ayuda a un conductor a sacar el coche de la nieve durante el colapso del fin de semana. / Guardiacivil en twitter

El servicio Emergencias 112 de Castilla y León se queja de que la situación en la sala de coordinación fue «caótica»

La Guardia Civil se hace eco de «testimonios» de compañeros que han estado «diecisiete horas rescatando vehículos y siete rescatándose a sí mismos», como escribía un agente en una misiva. No la firma de cara al público. Prefiere el anonimato, aunque sí permite decir que trabaja en el puesto de San Rafael, en El Espinar. Quejas como la de este compañero han desatado el enfado mayúsculo de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). El sindicato profesional lamenta el colapso de la AP-6 y la impotencia del personal desplazado para despejar la vía en la que se vieron atrapados más de 3.000 vehículos.

El colectivo asevera que «no es de recibo que se avisase a los guardias civiles una vez que el colapso de las carreteras era evidente». La AUGCcritica la falta de previsión de las autoridades, que se vieron desbordadas por las condiciones meteorológicas y la gran cantidad de desplazamientos. La asociación llama la atención sobre los avisos remitidos a «patrullas procedentes de otras provincias que fueron desplazadas hasta los puntos conflictivos» y la realización de «servicios de doce y catorce horas». La misma agrupación profesional desvela que también «se llamó a domicilios de guardias civiles a las dos de la mañana» para movilizarles.

«Se trata de actuaciones que dejan patente la improvisación vivida en plena operación retorno y con una previsión de temporal anunciada», subrayan fuentes de la AUGC. La agrupación unificada lanza sus dardos críticos contra la diana de los recortes en medios y personal que ha padecido el Instituto Armado y el resto de Fuerzas de Seguridad del Estado.

La reducción de plantilla en el área de Tráfico de la Guardia Civil es de unos mil agentes en los últimos seis años, apostilla el sindicato, que añade a los males de la institución «el cierre de unidades de atestados». En la provincia, el colectivo profesional pone el ejemplo de San Rafael, que ha quedado mermado a la mitad desde 2011.

En respuesta parlamentaria

Ese tijeretazo oficial a las plantillas y recursos «se ve ya reflejado trágicamente en las cifras de víctimas en la carretera». «No puede ser casualidad que este trágico cambio de tendencia coincida con la pérdida de efectivos en la Guardia Civil, que cuenta desde 2011 con 5.200 agentes menos, con la consiguiente reducción del número de patrullas en las carreteras», agregan los responsables de la AUGC.

La queja también se centra en los recursos con los que cuentan los guardias. «El drástico descenso de los agentes que velan por la seguridad vial viene además acompañado del de los vehículos destinados para ello, ya que, según se acaba de conocer en la respuesta a una pregunta parlamentaria, el Ministerio del Interior ha reducido desde enero de 2016 a octubre de 2017 el parque móvil de la Agrupación de Tráfico destinado a dar seguridad a las carreteras en 450 motocicletas, 75 todoterrenos y 48 turismos, reponiéndose sólo 589 de los 1.162 vehículos suprimidos en este periodo», expone el colectivo

La asociación reprueba los «abusos de unos trabajadores públicos imponiéndoles un aumento de horas en su jornada laboral, con cargas extras de trabajo para el personal operativo, aumentando el estrés y la fatiga».

Despliegue provincial

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León replicaron ayer que «los efectivos los regula cada comandancia en función de las necesidades». En este sentido, subrayaron que «no solo hubo problemas en la AP-6, donde estuvieron trabajando más de 40 efectivos, sino en muchos lugares de la provincia segoviana, donde hubo problemas y estaban desplegados otros guardias civiles».

Por su parte, el servicio de Emergencias 112 criticó la situación en la sala de coordinación «que fue caótica, con los gestores totalmente desbordados ante la avalancha de llamadas y la desorganización reinante, sucediéndose colas de espera de más de 40 personas, con esperas de varios minutos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos