Los arqueólogos regresarán al yacimiento de Aguilafuente veinticinco años después

Presentación del proyecto, este miércoles en la Diputación. /A. de Torre
Presentación del proyecto, este miércoles en la Diputación. / A. de Torre

La campaña se desarrollará durante todo el mes de julio

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

Los arqueólogos regresarán este año a Aguilafuente veinticinco años después de su última incursión en el yacimiento de Santa Lucía. El objetivo es retomar las excavaciones y la investigación de los vestigios de una villa romana, ocupada durante los siglos IV y V después de Cristo y utilizada después, ya en época visigoda, como necrópolis. El Ayuntamiento de Aguilafuente, que ha puesto todo el empeño y la ilusión en el proyecto, contará con la ayuda de la Diputación de Segovia para desempolvar una parte muy importante de su pasado. «Tenemos muchas esperenzas depositadas en este proyecto. Y deseamos que la campaña dé frutos lo suficientemente atractivos como para que se siga excavando en años sucesivos», ha dicho este miércoles el alcalde de Aguilafuente, Jesús Ballesteros, que ha comparecido junto al presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, la diputada de Cultura de la institución provincial, Sara Dueñas, el director del Museo de Segovia, Santiago Martínez Caballero, y la directora del Aula Arqueológica de Aguilafuente, Laura Frías.

La campaña de excavaciones comenzará el 2 de julio y concluirá el 31 de julio. Según Martínez Caballero, autor del proyecto de Santa Lucía junto a Manuel Retuerce, será la cuarta vez que se intervenga en la villa romana de Santa Lucía, después de las excavaciones realizadas en 1868, entre 1968 y 1972 y en 1993. «Se trata de un yacimiento amplio, con restos de una típica villa romana bajo imperial romana, ocupada durante los siglos IV y V después de Cristo e integrada por un centro de residencia de un potentado local, es decir, un 'dominus', y todas las explotaciones agrarias que él mismo gestionaba», explicó Martínez Caballero. La 'pars urbana' de la villa, es decir, el conjunto palaciego central, cuenta con una extensión aproximada de 2.500 metros cuadrados. Ahí es donde se han realizado excavaciones integrales, concretamente en la mitad occidental, y se han llevado a cabo sondeos que han permitido completar la planta y el perímetro del sector. «El edificio de la villa conformaría solo esta 'pars urbana', y en torno a su construcción se situaría la 'pars rustica', es decir, el espacio donde estarían las dependencias de servicio, el área residencial de esclavos y personas dependientes del sector, talleres, almacenes, establos, etcétera. Habría un tercer sector de la villa, la 'pars fructuaria', donde se localizarían las tierras extensivas agrícolas ('fundus'), los terrenos para la ganadería y el pastoreo ('saltus') y los bosques ('silva')», añadió el arqueólogo.

Al parecer, la villa tuvo una ocupación anterior, en la época alto imperial (siglos II y III), y tras su ruina, en el siglo V, sobre sus restos se dispuso una necrópolis visigoda que ya fue objeto de estudio durante las excavaciones que se realizaron entre los años 1968 y 1972 (los arqueólogos registraron 200 tumbas). «Igualmente, en el sector nororiental de la villa hay restos arquitectónicos, medievales y modernos, que parecen corresponderse con la iglesia de San Mamés, documentada desde el siglo XII, luego convertida en iglesia de Santa Lucía, que da nombre al paraje».

Financiación

Ayuntamiento de Aguilafuente y Diputación de Segovia financian la campaña de excavaciones, que incluye un Curso Práctico de Antropología de Campo. El coste es de 45.000 euros, de los que la Diputación aporta un tercio. Según Francisco Vázquez, la Diputación apoya el proyecto, igual que ha hecho con el de Confluenta. «La de Aguilafuente es una de las villas romanas más importantes de la provincia. Tenemos varias, pero, curiosamente, ninguna de ellas está abierta al público. Esperamos que en el futuro puedan estarlo», dijo. La Diputación ya ha acondicionado en la zona una explanada para aparcamiento y ha realizado una planimetría de todo el terreno. «Las excavaciones han generado mucha expectación en Aguilafuente. Los vecinos ya se volcaron hace veinticinco años y su implicación en estos nuevos trabajos ha empezado a vislumbrarse desde que dieron comienzo los análisis previos», señaló el alcalde de Aguilafuente.

Al equipo de arqueólogos del proyecto se sumará un nutrido grupo de estudiantes unioversitarios, pues en el proyecto colabora la Universidad Complutense de Madrid. El Curso Práctic de Antropología de Campo estará dirigido por el propio Santiago Martínez Caballero y por Jesús Herrerín, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. El curso será clave para abordar la excavación y el estudio de la necrópolis visigoda que ocupó el solar en ruinas de la villa de Santa Lucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos