Aprobados los presupuestos de la Diputación para 2018

Los socialistas Alberto Serna, José Antonio Mateo y Borja Lavandera, durante el pleno./Antonio de Torre
Los socialistas Alberto Serna, José Antonio Mateo y Borja Lavandera, durante el pleno. / Antonio de Torre

El PSOE apoya las cuentas presentadas por el Partido Popular para el próximo ejercicio

QUIQUE YUSTESegovia

Más de dos horas de discusión sobre los presupuestos de la Diputación Provincial podrían hacer suponer un debate intenso con posturas claramente diferenciadas entre las formaciones políticas. Pero tras una gran cantidad de intervenciones, réplicas y contrarréplicas, los votos reflejaron un acuerdo casi unánime acerca de unos cuentas que salieron adelante sin dificultad gracias a los votos favorables del Partido Popular y del Partido Socialista y a las abstenciones del diputado de UPyD Centrados en Segovia, Juan Ángel Ruiz, y de la diputada no adscrita, María Cuesta.

El presidente de la institución, Francisco Vázquez, calificó los presupuestos de «muy inversores», a pesar de la incertidumbre que supone elaborar las cuentas sin que se hayan aprobado los Presupuestos Generales del Estado y a expensas de posibles modificaciones en la regla de gasto que permitan acometer inversiones financieramente sostenibles con los remanentes del ejercicio anterior, que en el caso de la Diputación Provincial irían destinados a inversiones en los municipios y al mantenimiento de la red de carreteras.

Vázquez explicó las líneas generales de unas cuentas que en total contemplan 56,7 millones de euros, un 4,4% más que en 2017. El capítulo que más dinero concentra del presupuesto vuelve a ser el primero, relativo al personal de la institución, que crece en términos absolutos en unos 700.000 euros debido a la previsión de incremento salarial de un 1,5% y algunos ajustes que requieren de dotación presupuestaria.

Los gastos corrientes en bienes y servicios deja poco margen de maniobrabilidad, aunque en este ejercicio contempla un aumento del gasto con motivo de la reapertura del teatro Juan Bravo. Durante su intervención inicial, Vázquez destacó la reducción de la deuda de la institución durante los últimos años, pasando de 30 millones en los años previos a la crisis a 14 millones en la actualidad, circunstancia que se traduce en que «ahora apenas tenemos que pagar intereses».

El capítulo 4 de las cuentas provinciales contempla las subvenciones que la Diputación otorga a entidades de diversa naturaleza como los grupos de acción local, entidades sociales, culturales o deportivas, Prodestur o el museo Esteban Vicente, institución que ha atraído la preocupación de la bancada socialista hasta el punto de solicitar una mesa de diálogo para estudiar posibles acciones a desarrollar.

Por último, Vázquez valoró positivamente el incremento de inversiones contempladas en los capítulos 6 y 7, entre las que destacan los 2 millones previstos para la finalización del Palacio de Congresos de la Faisanera o el 1,1 millón de euros destinado al Plan de Ayudas e Inversiones Municipales (PAIM).

Críticas de la oposición

La principal oposición a las cuentas presentadas por el Partido Popular llegó de parte del portavoz socialista, Alberto Serna, a pesar del voto favorable de su formación a los presupuestos. Puso en valor el trabajo realizado por los socialistas durante su gobierno en la Diputación hace treinta años en materia de servicios sociales, encontrando la reprimenda de Francisco Vázquez, quien consideró una «carga que nosotros hemos convertido en emblema la metedura de pata de los cuatro años de gobierno del PSOE».

Serna también lamentó la falta de soluciones para «problemas cronificados» de la provincia de Segovia como el agua, el empleo o el futuro de los jóvenes, así como la ausencia de un plan de viabilidad para Segovia 21, y se congratuló de que en la actualidad no hubiera partidas nominativas dirigidas a aquellos pueblos gobernados por diputados del PP como Collado Hermoso o Marugán, crítica que se encontró con la oposición del partido del gobierno.

Por su parte, Juan Ángel Ruiz y María Cuesta coincidieron en rechazar la existencia de partidas nominativas para determinados pueblos de la provincia al considerar que las los municipios sin representación política en el pleno de la Diputación tienen más complicado su acceso a las grandes inversiones. «El 59% de estas inversiones van a municipios gobernados por el PP y el 41% a municipios del PSOE», señaló el diputado de UPyD Centrados en Segovia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos