Antonella Carducci, nueva embajadora joven de Segovia

La alcaldesa entrega el título a Antonella Carducci en presencia del rector de IE University. /El Norte
La alcaldesa entrega el título a Antonella Carducci en presencia del rector de IE University. / El Norte

Tiene 21 años y es alumna del doble grado en Administración de Empresas y Derecho en IE University

EL NORTESegovia

Antonella Carducci Artenisio, alumna del doble grado en Administración de Empresas y Derecho en IE University, recibió ayer el nombramiento oficial de joven embajadora de Segovia de manos de la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero. La joven estuvo acompañada por el rector de IE University, Salvador Carmona; la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos; y el vicerrector de Estudiantes, Miguel Larrañaga, entre otras autoridades.Esta distinción se enmarca dentro del proyecto Jóvenes Embajadores del Patrimonio Mundial, que nace en el seno de la Organización de las Ciudades del Patrimonio Mundial (OCPM).

Esta estudiante del campus de Segovia participará de forma activa en la vida cultural de la ciudad, tendrá acceso a todas las actividades y acontecimientos que se desarrollen en Segovia con el objetivo primordial de acercar su riqueza turística y patrimonial. Para ello escribirá sus impresiones en un blog donde también participan otros estudiantes distinguidos como embajadores de la ciudad.

Antonella Carducci, de 21 años, habla cinco idiomas –español, inglés, italiano, portugués y francés–, posee dos nacionalidades –EE UU, Italia– y ha recorrido al menos una treintena de países de cuatro continentes. Además es deportista y voluntaria en varias Onegés.

En Segovia, estudia el doble grado en Administración de Empresas y Derecho de IE University; se está cumpliendo así uno de sus sueños de niña: ser abogado. «Desde pequeña siempre fui muy curiosa; quería saber dónde estaba el límite de todo lo que hacemos, y ahí estaban las leyes; siempre he creído que el mundo podía ser más justo, por eso quiero ser letrada: quiero contribuir a que haya más justicia en el mundo que me ha tocado vivir». Antonella es una enamorada de Segovia, «que es una ciudad única, me encanta explorar sus rinconcitos, me fascinan las casas del casco histórico», añade. Es una joven pro-activa, decidida, sobrada de espíritu emprendedor, además de una buena deportista y una viajera incansable. La palabra stop no está en el diccionario de suvida: cuando se lo permiten sus estudios o bien está viajando a cualquier lugar del globo para aprender otras formas de vida y otras culturas, o está practicando deportes poco corrientes para el común de los mortales, o ejerce labores de voluntariado para ayudar a personas desfavorecidas.

Viajera incansable, siente un deseo de conocer cada una de las sociedades, empaparse del modo de vida de sus habitantes o probar su comida; ella cree firmemente en la diferencia, la diversidad de culturas, en el mestizaje. «Aprender de otras formas de vida distintas a la tuya te abre la mente y te enriquece como ser humano» sostiene. Además, posee una faceta solidaria que le ha acompañado siempre. Destaca su trabajo de voluntaria en Fundeporte, al sur de Quito, una organización que beneficia a mil niños con escasos recursos, y en las Olimpiadas Especiales, también en Ecuador, donde cada sábado acudía para hacer deporte y ayudar a personas con discapacidad en situación de extrema pobreza.

Fotos

Vídeos