La amenaza del deshielo mantiene Segovia en vilo

Cauce del Eresma a su paso por la Casa de la Moneda, en la tarde de este jueves. /Antonio de Torre
Cauce del Eresma a su paso por la Casa de la Moneda, en la tarde de este jueves. / Antonio de Torre

El Ayuntamiento de la ciudad afirma estar «vigilante» para evitar nuevas inundaciones en la Casa de la Moneda

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La nieve y los bloques de hielo se resisten a fundirse. Mientras el Ayuntamiento de Segovia sigue en vilo las predicciones meteorológicas que anuncian más copos, con el rabillo del ojo observa la evolución del caudal del Eresma. Las malas experiencias le hacen cauteloso. La alcaldesa, Clara Luquero, ha confirmado que existe inquietud y cierto temor ante la posibilidad de que se repitan las crecidas e inundaciones de hace tan solo tres años. Mira alrededor de la ciudad y ve el blanco congelado y una inmensa materia prima para el deshielo.

El panorama invita, al menos, a estar «alerta», como subrayó este jueves la regidora, quien hizo hincapié en que «la vigilancia es continua». La responsable municipal añade que «todas las bombas de achique están preparadas» ante la posibilidad de que el crecimiento del Eresma haga que se desborde e anegue, otra vez, la Casa de la Moneda.

«La Confederación Hidrográfica del Duero no establece un protocolo concreto para la ciudad» clara luquero, alcaldesa de segovia

Asimismo, Luquero ha confirmado que el Ayuntamiento de la capital y la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) están en permanente contacto. La alcaldesa añade que el organismo estatal «no establece un protocolo concreto» para el caso de avenidas en la ciudad. «Las pautas de actuación son generales», apostilla.

En referencia a la propuesta de Izquierda Unida (IU) para que el Pontón Alto actúe como embalse regulador y la petición de medidas para prevenir y evitar desbordamientos, la regidora insiste en que «la CHD no va a variar su actuación a pesar de la preocupación». Sin embargo, la Confederación ya ha intervenido. Fue la semana pasada, revelan representantes de la institución.

Un margen de resguardo

En concreto, el seguimiento que los técnicos llevan a cabo determinó que la nevada prevista para el fatídico fin de semana podía constituir un riesgo. De ahí que se decidiera «desaguar por precaución y dejar un margen de resguardo» en la presa del Pontón Alto. La medida forma parte del procedimiento y el funcionamiento habitual ante estos episodios, añade la CHD.

La presa del Pontón Alto desaguaba este jueves.
La presa del Pontón Alto desaguaba este jueves. / Antonio de Torre

Los datos del embalse ratifican que se ha estado aliviando el vaso y soltando bastante cantidad de agua, lo que se tradujo en un aumento del caudal del Eresma en la capital. Esa crecida no entrañó amenaza de avenida, aseveran la entidad estatal.

La intención, por tanto, es que el Pontón pueda tener capacidad suficiente para acoger más agua procedente del deshielo sin que el caudal se dispare. Hace una semana, el embalse de la carretera de La Granja estaba lleno. Su volumen era de 7,2 hectómetros cúbicos de los 7,4 que marcan su capacidad total. Este jueves, ese volumen era de 5,7 hectómetros cúbicos a pesar de la gran cantidad de nieve caída y de los efectos del deshielo, informa la Confederación Hidrográfica del Duero.

De momento, la Comisaría de Aguas «no ha detectado un incremento significativo» en los cauces de la provincia, salvo el ya citado del Eresma a su paso por la ciudad. Pese a ello, la CHD advierte de que está entrando muchísima agua. Ayer por ejemplo, el Pontón recogía de media unos 6.600 litros por segundo; mientras tanto aliviaba a un ritmo de 9.400 litros por segundo. Es decir, sale un 29% más de agua que la que entra.

Caudal máximo, el domingo

En cuanto a la evolución del caudal del Eresma dibuja una tendencia ascendente en las últimas horas, aunque lejos del nivel de alerta. Fue el pasado domingo, a las 16 horas, cuando el cauce fluyó más alto dentro de este episodio de nevadas. Alcanzó los 19 metros cúbicos por segundo, indican las estadísticas de la Confederación, por lo que se dejó notar el desagüe. Este jueves fluía a 4 metros cúbicos por segundo.

«La Comisaría de Aguas no ha detectado un aumento significativo de los cauces» confederación hidrográfica del duero

Por su parte, la alcaldesa defendió a ultranza el dispositivo invernal ejecutado desde el viernes por la noche. Admite haber sentido «impotencia». «He sido extremadamente pesada y exigente» con los concejales, con la empresa FCC, con los operarios, con la Policía Local y los bomberos, confiesa en la rendición de explicaciones que hizo este jueves.

Menor que en Ávila

La regidora afirma que no cambiaría la actuación llevada a cabo, aunque sí reconoce que, una vez pasado el episodio, habrá que revisar el plan de nevadas, que lleva en vigor desde los años 90 y que, en esta ocasión, se ha visto desbordado.

A pesar de todo, compara los efectos de la nevada con los estragos causados en Ávila y señala que mientras en la ciudad vecina no hubo transporte público, en Segovia lo ha habido en todo momento, aunque con las incidencias lógicas de retrasos o paradas intransitables, cuya limpieza se ha abordado cuando el dispositivo contaba ya pequeñas quitanieves que también permitieron llegar a las vías secundarias y aceras a partir del lunes. Pese a las críticas y quejas de colectivos y vecinos,Luquero está convencida de que «no ha habido improvisación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos