«Alemania tiene mucho que ofrecerme y no entra en mis planes regresar por ahora»

La segoviana Diana Gil. /El Norte
La segoviana Diana Gil. / El Norte

La periodista segoviana Diana Gil Arribas reside en Frankfurt desde hace casi dos años

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Llegó a Alemania hace casi dos años como ‘au pair’. Tras acabar Periodismo en la universidad y sin trabajo, pensó que «era la forma más fácil de salir al extranjero y empezar a ganarme la vida por mi cuenta»; y aterrizó en Frankfurt «sin billete de vuelta y por el momento sin fecha de regreso». Diana Gil está contenta en Frankfurt, trabaja y tiene expectativas, aunque señala que «no ha sido un camino de rosas, porque no tuve una buena experiencia con una primera familia pero después busqué a otra en la misma ciudad y con ellos estuve encantada».

Después de terminar este contrato tuvo dos opciones: «O volver a España y empezar a buscar trabajo desde cero o quedarme en Frankfurt, seguir peleando con el alemán y buscar trabajo aquí. Así que escogí esta segunda opción porque en este país si te esfuerzas y estudias, podrás trabajar ‘de lo tuyo’, cosa que en España por el momento no». El idioma es una barrera, pero recalca que «si logras defenderte y demuestras que estás dispuesto a seguir aprendiendo se puede encontrar algo, según mi experiencia. Yo por el momento no puedo estar más contenta».

A nivel personal se siente «orgullosa de lo que he conseguido y aprendiendo y solo por eso estos dos años me merecen la pena. A nivel profesional las cosas están aún por llegar, pero ya me queda menos. Yo sabía que conseguir trabajo como periodista sin el idioma era tarea casi imposible, por eso empecé a estudiar un máster a distancia de Comunicación corporativa, protocolo y eventos, y por el momento ya me ha abierto alguna puerta aunque no puedo dedicarme de lleno a ello». Por eso compatibiliza las prácticas en una agencia de eventos con un puesto de ayudante de oficina en un almacén de ropa.

Tiene a su «grupete de españoles», con el que se entiende muy bien porque están pasando por las mismas etapas, echan de menos a la familia y la comida, así que «nos organizamos nuestras propias cenas y comidas todos juntos, y cada vez que podemos preparamos algún viaje. Como Frankfurt está tan bien comunicada viajar es sencillo, ya sea en coche, en tren o avión, y viajar es una de las mejores opciones en las que invertir tu dinero». No se siente muy integrada en el país. No tiene amigos alemanes, mantiene «costumbres españolas, como la de los horarios de la comidas», y al haber muchos hispanohablantes no ha tenido que utilizar mucho el alemán.

Dice que Alemania «es un país que ofrece mucho trabajo», pero la cuestión es «la calidad de ese trabajo» y que la vida, los alquileres y la cesta de la compra son caros. Y explica que «para acceder a muchos puestos no se necesitan estudios y por ende se gana menos dinero», de modo que con el sueldo mínimo, unos 1.100 euros brutos para una persona soltera y sin hijos, «es bastante complicado llegar a fin de mes». Pero aún siente que «Alemania tiene mucho que ofrecerme, por lo que volver no entra en mis planes a corto plazo, aunque a día de hoy puedo decir que esta experiencia no será para siempre y volveré a España». Le gustaría hacerlo cuando vea que podrá «encontrar un trabajo acorde a mi formación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos