Alberto López destaca el legado familiar al recibir la Medalla de Oro al Trabajo

El galardonado y su esposa, junto a Mariano Rajoy, Silvia Clemente (izquierda), Paloma Sanz y Pilar Sanz.
El galardonado y su esposa, junto a Mariano Rajoy, Silvia Clemente (izquierda), Paloma Sanz y Pilar Sanz. / El Norte

A sus 84 años, el mesonero segoviano mantiene la «ilusión del primer día», aseguró al recibir la distinción de manos de Mariano Rajoy

EL NORTE Segovia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, entregó ayer la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo al hostelero segoviano Alberto Cándido López en un emotivo acto celebrado en el Palacio de la Moncloa. En su discurso, Cándido señaló que, a sus 84 años, sigue acudiendo a diario a su puesto de trabajo en el viejo mesón, que se encuentra junto al Acueducto romano de Segovia, y lo hace «con la misma ilusión y la responsabilidad del primer día».

Fotos

El mesonero estuvo acompañado por sus hijos y su esposa, María Ángeles Cuerdo, además de varias autoridades locales, regionales y nacionales, como la presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente; la presidenta del Congreso, Ana Pastor; la senadora por Segovia Paloma Sanz, o la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, informa Efe. Con sus palabras hizo hincapié en «la ilusión» por el trabajo bien hecho y «la responsabilidad» de mantener un legado que recibió de sus padres y abuelos, y que, según indicó, ha tratado de transmitir a sus hijos y nietos. Además de las palabras de agradecimiento hacia sus hijos y su esposa, recordó a la «gran plantilla» de colaboradores que forman la familia Cándido ya que, a su juicio, «sin todos ellos, la fama de este tradicional mesón del Azoguejo no habría llegado a los cinco continentes».

Sus inicios, con tan solo 14 años, también fueron recordados en el discurso , en el que subrayó que «es la profesión a la que ha consagrado toda su vida». Alberto, quien se define como «hijo de Cándido y padre de Cándido», ya que el nombre del genial mesonero se reparte en varias generaciones, excepto en su caso, rememoró una de las máximas de su padre, que a día de hoy sigue aplicado el mismo: «La hostelería todo lo pide y todo lo da, la entrega total da grandes satisfacciones», aseveró.

Alberto Cándido es hijo del Mesonero Mayor de Castilla, Cándido López Sanz, una de las figuras más relevantes de la hostelería española, quien también recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo en el año 1984. Otro segoviano, el empresario Nicomedes García, fundador de las marcas Anís La Castellana y whisky DYC, también fue galardonado con esta distinción.

La presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, destacó que la trayectoria profesional y humana del empresario ha estado comprometida con el legado familiar que recibió y con su tierra por lo que, según dijo, «es digno merecedor de este galardón, además de guía y ejemplo para toda la sociedad castellana y leonesa». La transformación turística de la ciudad de Segovia en los años 50 y 60 no puede entenderse sin la valiosa aportación de la familia Cándido. Una saga de restauradores, según Clemente, «que ha sabido salvaguardar la herencia de generaciones de maestros asadores hasta convertir un producto único, como es el cochinillo asado, en la estrella de la gastronomía segoviana y seña de identidad de esa provincia en el mundo».

Fotos

Vídeos