Las águedas de Cuéllar estrenan día

La fiesta cuentacon una buena acogida en el primer año en que los actos se celebran en fin de semana en lugar de en el día de la santa

Las mujeres de Cuéllar que festejaron Santa Águeda, con la mayordoma y el párroco./M. Rico
Las mujeres de Cuéllar que festejaron Santa Águeda, con la mayordoma y el párroco. / M. Rico
MÓNICA RICOCuéllar

Aunque el domingo amanecía con nieve en Cuéllar, en poco tiempo ésta dio paso al frío, que no empañó la celebración de Santa Águeda en la villa, en el primer año en el que los actos festivos se trasladaban al fin de semana, cuando hasta el año pasado lo habitual era su celebración el 5 de febrero. El cambio se decidió a lo largo de 2017 con el fin de mejorar la asistencia de mujeres a la fiesta, y la cifra de quienes participaron en la misma sí que aumentó con respecto a años anteriores, cuando se celebraba entre semana.

La celebración de la patrona de las mujeres en la villa la vivió de forma especial Pilar Muñoz, mayordoma de la fiesta durante este año 2018. Muñoz afirmó que a primera hora de la mañana había estado tranquila, pero que según fue pasando el tiempo fueron aumentando los nervios, que casi pasaron tras finalizar la eucaristía y la procesión. Se mostró emocionada y agradecida a todos aquellos que le habían ayudado en los preparativos de la fiesta y a todas las mujeres que le acompañaron en la jornada de ayer, especialmente su hija Rebeca y su nuera Montse.

La organización de los actos se vio culminada durante la mañana de ayer, cuando el grupo de dulzainas Hermanos Ramos acudían hasta la vivienda de la mayordoma para realizar su acompañamiento durante las primeras horas de la jornada. La primera parada se realizó en el Ayuntamiento, donde el alcalde, Jesús García, recibió a las aguederas e hizo entrega a la mayordoma del bastón de mando, una de las tradiciones que se realizan durante esta jornada.

Seguidamente, el grupo de mujeres, acompañado de la dulzaina y el tamboril, desafió al frío realizando un vistoso pasacalles hasta la iglesia de El Salvador, epicentro de los actos religiosos que se celebran en honor a Santa Águeda, pues es este templo el que alberga la imagen durante todo el año. Allí se celebró la eucaristía, cantada por el grupo Tiorba, que finalizó con el canto de la salve rociera y vivas a la santa, para seguidamente comenzar la procesión. Desafiando al frío, decenas de mujeres participaron en la procesión, con la imagen de la Santa portada en andas por miembros de la cofradía, que este año ha formalizado sus estatutos como Asociación, y por los monaguillos de la eucaristía. Las calles del barrio de El Salvador se vistieron de color, gracias a una treintena de mujeres que acudieron a la celebración ataviadas con sus manteos, capas y trajes tradicionales, de la música de las dulzainas y de las danzas de las mujeres, que realizaron el recorrido habitual, acompañadas incluso por algunos escasos copos de nieve.

Mayordomas

La procesión concluyó en la iglesia, donde tuvo lugar el tradicional posado de la mayordoma con sus acompañantes ante la imagen, tras la cual se introdujo la talla de Santa Águeda en el interior del templo, donde se cantó nuevamente La Salve, finalizando así los actos litúrgicos.

La iglesia también fue el escenario de una de las tradiciones que se celebran en la localidad: el sorteo que determina quién ocupará el puesto de mayordoma el próximo año. Para ello, todas las mujeres interesadas se situaron en un corro y quien ocupa el puesto este año, en esta ocasión Pilar Muñoz, reparte las cartas de una baraja. Al finalizar el reparto, la agraciada con el as de oros, será quién ocupe el puesto de mayordoma, mientras que la poseedora del as de bastos queda como suplente. Si bien este año se recordó que Muñoz ha sido mayordoma por suplencia de la titular ante una enfermedad, por lo que si ésta se recupera, será ella quién ocupará el cargo en 2019 y la agraciada de este año lo será en 2020. Tras el reparto, las mujeres mostraron sus cartas y finalmente el orón lo poseía Yolanda Llorente Arranz, quien se mostró muy emocionada recordando que su madre fue mayordoma hace veinte años «y ahora no está bien, esto va por ella», aseguró. Afirmó que es tradición en su familia ser aguedera y que siempre que puede acompaña. Aunque aún es pronto, ya tenía decidido que en la próxima fiesta estará acompañada de su hermana Olga, sus sobrinas Selene y Diana y alguna amiga.

La fiesta continuó con un refresco para todas, una comida de hermandad en el restaurante San Francisco y baile. Los actos en honor a Santa Águeda finalizarán el próximo jueves 8 de febrero, con la celebración de la Eucaristía por las hermanas difuntas. Será a las 19:00 horas en la iglesia de El Salvador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos