«Afortunadamente, los empleados estaban en la nave de al lado»

La densa columna de humo fue visible desde toda la ciudad. De Torre

Algunos bomberos sufrieron pequeñas quemaduras en los brazos

QUIQUE YUSTESegovia

Fue el gran susto de la tarde. Visible desde toda la ciudad y desde varios pueblos de la provincia de Segovia, el incendio que ayer arrasó una de las naves industriales situada en la calle Guadarrama del polígono del Cerro mantuvo en alerta a los segovianos durante varias horas. Al principio, el desconcierto estuvo motivado por el lugar en el que estaban activas las llamas. La densa y oscura columna de humo, visible desde kilómetros, hacía difícil ubicar con exactitud el lugar del fuego. Una vez se tuvo conocimiento del lugar, la preocupación se centró en la toxicidad de un humo que no dejaba de emanar de una nave que tiene alquilada la empresa Hijos de Plácido, «que no estaba en muy buen estado y que va a quedar totalmente destruida», según confirmó la alcaldesa, Clara Luquero.

Contenidos relacionados

El incendio se declaró a las cuatro y cuarto de la tarde. A esa hora, efectivos de la Policía Local, cuya Comisaría está ubicada a escasos metros de la nava devorada por las llamas, fueron los primeros en avisar a los bomberos de la capital, quienes también recibieron llamadas desde varios puntos de la ciudad donde ya se hacía visible el humo. Hasta el lugar del incendio se desplazaron cinco dotaciones del cuerpo de bomberos de Segovia y una autobomba de la Junta de Castilla y León, que lograron perimetrar el fuego en torno a las seis de la tarde. Unos minutos antes llegó a las inmediaciones la alcaldesa de la ciudad para interesarse por la situación. Su primera preocupación, según relató, fue confirmar que no había heridos por las llamas o por la inhalación de humo. Afortunadamente, los trabajadores de la empresa se encontraban en la nave de al lado, por lo que tan solo hubo que lamentar pequeñas quemaduras en los brazos de alguno de los bomberos que intervino en las labores de extinción del fuego.

Durante los primeros minutos, los esfuerzos de los bomberos se centraron en perimetrar el fuego y evitar que las llamas alcanzasen las naves colindantes. Se cortó el tráfico en la calle Guadarrama, donde decenas de curiosos observaban cómo el fuego continuaba arrasando con el abundante material combustible almacenado en la instalación y que dificultó las labores de extinción, obligando a los bomberos a permanecer activos durante toda la noche, aunque a última hora de la tarde el incendio ya se dio por controlado. Se prevé que los trabajos continúen durante la jornada de hoy, así como el inicio de las investigaciones por parte de los bomberos y de la Policía Judicial para determinar las causas de un incendio cuyo origen se desconoce por el momento.

Alerta

Debido a la densa columna de humo, desde Alcaldía recomendaron a los vecinos de los barrios cercanos (San José, Nueva Segovia, El Palo y La Fuentecilla) y a los trabajadores del polígono cerrar las ventanas y persianas de sus viviendas y negocios por precaución, aunque la propia alcaldesa reconoció no tener constancia de que el humo resultante del incendio fuera tóxico, por lo que calificó la medida de «extremadamente precavida». Además, como consecuencia del fuego Unión Fenosa cortó el suministro eléctrico en la zona debido a la proximidad de las llamas a un transformador, circunstancia por la que también se vieron afectados los vecinos del barrio del Cristo del Mercado.

Fotos

Vídeos