La Asociación contra el Cáncer presta ayuda psicológica cada año a 2.400 personas en la provincia

Delegadas, voluntarios y autoridades asistentes a la asamblea de la AECC. /A. Tanarro
Delegadas, voluntarios y autoridades asistentes a la asamblea de la AECC. / A. Tanarro

Las cuotas de los 2.211 socios suponen 134.854 euros, casi la mitad del presupuesto anual

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

En la Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) todos los números crecen. Y eso es positivo y negativo a un tiempo. Lo bueno es que el presupuesto, el número de socios, voluntarios y programas va aumentando; lo malo es que el cáncer también aumenta, en parte porque se diagnostica antes y mejor. En España hay en la actualidad un millón y medio de personas afectadas por este conjunto de patologías que, gracias a la investigación, pueden llegar a ser crónicas, no tan mortales como hace unos años. Son unos 10.000 afectados en la provincia de Segovia, con alrededor de mil casos nuevos cada año.

El reto, como indicó ayer la presidenta de la AECC de Segovia, Ana Sanjosé, es conseguir para estas personas calidad de vida, y para eso contribuyen los 2.211 socios, las 74 delegadas de la provincia y los 62 voluntarios, que «son quienes hacen que la asociación funcione». En esta labor destaca la ayuda psicológica que presta la asociación a pacientes y familiares, que el año pasado llegó a unas 2.400 personas en el conjunto de los programas.

Ana Sanjosé participó ayer en el salón de Plenos de la Diputación a la asamblea de delegadas de la AECC, a quienes explicó el resumen de la actividad de 2017 y los retos para este año. «Queremos trabajar en un montón de cosas, primero en la clasificación de las discapacidades que afectan a los enfermos de cáncer, que ahora no figuran y con lo cual no pueden pedir ninguna adaptación de puesto de trabajo, y también en las secuelas que quedan», declaró.

Ahora, para la AECC tiene un interés especial que la administración atienda a «la situación sociolaboral de los trabajadores autónomos enfermos de cáncer, que en algunos casos es dramática. Implica a otras administraciones, no solo a las sanitarias, pero de una vez por todas hay que empujar para solucionar este problema».

Hizo hincapié la presidenta en que la delegación segoviana de la AECC va a incidir en esta línea de trabajo con la Gerencia de Servicios Sociales y con Trabajo, «no solo en la clasificación de las discapacidades, sino también en el ámbito laboral, en las adaptaciones de puestos de trabajo y las necesidades que crean».

Este trabajo corresponde a la presidenta y su directiva, como la gestión del presupuesto anual, de alrededor de 250.000 euros entre las cuotas de los socios (134.854 euros, casi el doble que en 2013), los donativos obtenidos en el medio centenar de eventos que realizan (entre ellos la cuestación anual, que este año será el 7 de junio y que en 2017 permitió recaudar 60.531 euros en la provincia y 16.815 en la capital) y las subvenciones públicas, un total de 22.122 euros.

De los donativos destacó Sanjosé que los eventos celebrados en la capital reportaron 80.014 euros, los de la provincia 56.007, y los organizados en centros educativos otros 4.357 euros.

Programas y ayudas

Un dinero que permite «no disminuir ningún programa» y que en gran parte tiene como destino los programas de investigación (unos 100.000 euros al año) y la formación de los voluntarios, como explicó Concepción Manrique, secretaria de la asociación. «Además, ofrecemos ayuda económica a los enfermos más necesitados y les facilitamos material como sillas de ruedas, pelucas, colchones anti escaras o camas articuladas», comentó.

Por eso es fundamental el trabajo de las 74 delegadas y los 62 voluntarios en la provincia, con un predominio abrumador de mujeres en estas tareas que motivó a Sanjosé a expresar el deseo de incrementar la participación masculina: «Queremos más voluntarios, porque los hombres también pueden colaborar, y también implicar más a los jóvenes, que todavía no son conscientes de esta necesidad pero pueden hacer una labor muy importante».

Así se conseguirá una mayor y mejor atención a los enfermos de cáncer y a sus familias, pues otro reto para este año es «llegar a más gente, porque capacidad tenemos, pero nos interesa hacer llegar esta información a cuantas más personas mejor», apuntó David Pastor, gerente de la asociación desde hace unos meses.

Actividad

La AECC de Segovia organizó el año pasado 50 eventos repartidos por toda la provincia. Informativos y para recaudar fondos la mayoría, tuvieron una incidencia especial en la prevención y sensibilización, además del propósito de dar a conocer el trabajo que realiza la asociación en todos los ámbitos, de tener «visibilidad» con acciones como la cuestación anual o el rastrillo solidario cada dos años.

Concepción Manrique subrayó al respecto que «para este año ya tenemos preparados tres conciertos solidarios con el fin de recaudar fondos, además de nuestra marcha en el mes de septiembre, que ya es un referente, y le estamos daño vueltas a organizar algún evento más en navidades».

Casi 3.700 alumnos de 51 centros escolares participaron en los Desayunos Saludables

Todo para mantener los programas y aumentar en lo posible los fondos destinados a investigación. La atención profesional fue uno de los aspectos destacados por Ana Sanjosé en su resumen anual ante las delegadas y voluntarios. Con el programa de psicooncología, que abarca la atención a pacientes y familias desde el primer impacto del diagnóstico hasta el duelo, en su caso, la AECC de Segovia prestó atención psicológica a cerca de 2.400 personas, con 824 consultas en su sede de la plaza de Somorrostro y otras 1.500 en el Hospital General; otras 329 sesiones, para 104 pacientes y 79 familias, tuvieron como marco el área de Cuidados Paliativos, y un apartado de la atención que también destacó el psicólogo de la AECC, David Manzano, es el programa de rehabilitación de la voz, fundamental para las personas operadas de laringe, en el que en 2017 se llevaron a cabo 193 sesiones individualizadas, 15 en grupo y 12 con familiares.

En el apartado de la prevención también hace hincapié la AECC. Así, en el programa de Desayunos Saludables participaron el año pasado 51 centros educativos y un total de 3.689 alumnos, otros 50 niños realizaron los cuatro talleres de la campaña solar, 89 de tres colegios participaron en el programa Actúa, y 98 alumnos en El Bosque Encantado, dedicado a la educación emocional. Y dado que la asociación mantiene su campaña contra el tabaco, Manzano destacó que en los seis grupos del programa de deshabituación tabáquica participaron 79 personas.

Eso fue el resumen del trabajo de 2017. El de este año está encarrilado y, como indicó Ana Sanjosé, una parte importante consistirá en «insistir y avanzar en la problemática sociolaboral del cáncer, que supone un gran problema sobre todo para los autónomos».

Lo demás descansa en el trabajo de los técnicos, las delegadas y voluntarios de la AECC, que como dijo el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, «nada identifica más el trabajo altruista para la sociedad que el de la asociación». Y es porque «el papel de las asociaciones, como el imprescindible de la AECC, nos pone en contacto con la realidad», declaró el delegado de la Junta, Javier López-Escobar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos