El Acueducto escapa de los tópicos

Ignacio Sanz (segundo por la derecha), con su nuevo libro, José Antonio Abella (d), Carlos Álvaro y Mari Mar García (de la editorial Veoveo ediciones) posan junto al Acueducto. / Antonio de Torre

Ignacio Sanz presenta 'Retrato de un ciempiés', una visión caleidoscópica y sorprendente del monumento segoviano

EL NORTE Segovia Jueves, 5 octubre 2017, 11:33

«Sobre el Acueducto se han vertido muchas tesis, muchos tratados científicos, históricos, pero nunca se había escrito un libro desde una perspectiva creativa, que tomara el Acueducto como punto de partida y creara en torno a él una realidad nueva que, al mismo tiempo, ahondara en su propia verdad, porque al hablar del Acueducto desde este punto de vista también estás contando muchas verdades».

La librería Intempestivos de la capital ha acogido este miércoles la presentación del último libro del escritor y colaborador de El Norte de Castilla Ignacio Sanz, 'Retrato de un ciempiés' (Veoveo ediciones), una visión del Acueducto de Segovia desde distintas perspectivas, canalizada a través de supuestos testimonios de personas que, por razones profesionales o sentimentales, están estrechamente ligadas al monumento romano.

Por la obra de Sanz desfilan desde el ingeniero hidráulico maravillado ante la grandeza de la construcción, hasta el arqueólogo convencido de que los pilares del Acueducto tienen una profundidad de cuatro metros, el ornitólogo conocedor de los vencejos que todas las primaveras colonizan el monumento, la bióloga partidaria de dejar que la flora silvestre invada las piedras, la agente municipal experta en evitar suicidios o el típico segoviano que, harto de la molesta presencia del Acueducto, propone derribarlo porque no le ve función alguna en los tiempos que corren, «y eso lo entiende cualquiera», que diría.

Otras perspectivas

«Me pareció que debía abordarlo desde otras perspectivas, pero de una manera creativa, literaria. Ramón Gómez de la Serna ha sido el único que ha hablado así del Acueducto en una novela, El secreto del Acueducto, salpicada de greguerías, esas cabriolas maravillosas que Ramón trazaba con maestría. Fue la contemplación de un grabado en el que puede verse el Acueducto cubierto de vegetación, como si de los jardines de Babilonia se tratara, lo que me sugirió la idea. Bueno, todo es un juego. Alguien me ha dicho que es un libro divertido de leer, y eso ya es un elogio», afirma Ignacio Sanz.

El autor estuvo acompañado del escritor José Antonio Abella y del periodista de El Norte de Castilla Carlos Álvaro. «Si los segovianos piensan que lo saben todo del Acueducto, están equivocados, porque Ignacio Sanz ha tocado en este libro todos los palos posibles para ofrecer una visión caleidoscópica del Acueducto que, además, es una gozada leer, porque es cómoda y simpática a la vez que profunda. 'Retrato de un ciempiés' es ese libro que enseña deleitando, que decía Horacio», señala Abella, que alaba el estilo del autor: «Ignacio tiene un estilo que se caracteriza por la sencillez elaborada. Decían de su abuelo literario, don Pío Baroja, que escribía con un estilo sin estilo. Ignacio ha ido decantando su estilo, prescindiendo de lo superfluo, hasta conseguir una escritura fluida, que se lee como un suspiro… Y eso solo está al alcance de los buenos escritores».

Por su parte, Álvaro destaca la «valentía» y el «acierto» que Ignacio Sanz ha tenidoal acercarse al Acueducto sin caer en el tópico, algo que solo Gómez de la Serna se había atrevido a hacer. «Durante la lectura del libro me he imaginado al bueno de Ignacio, absorto en la contemplación diaria del Acueducto, observando sus cambios de color, su atmósfera, la vida que lo envuelve, como Ramón hizo en su día, pues estuvo mes y medio a cordero hospedado en el Gran Parador del Acueducto, establecimiento que ya nadie recuerda, salvo los segovianos de provecta edad».

'Retrato de un ciempiés', cuya cubierta está ilustrada con una fotografía de Diego Conte, está a la venta en las librerías segovianas.

Secciones
Servicios