«Es difícil poner voz a una mujer, pero a mí me interesan mucho las mujeres»

Desde la izquierda, Angélica Tanarro, Luis Marigómez y José Antonio Abella, ayer, en la librería Intempestivos.
Desde la izquierda, Angélica Tanarro, Luis Marigómez y José Antonio Abella, ayer, en la librería Intempestivos. / Antonio Tanarro
  • El escritor Luis Marigómez presenta ‘Sinfín’, una novela narrada en primera persona por una voz femenina

«Los personajes de Luis Marigómez son seres grises, con vidas normales, anodinas; no son mentes brillantes, ni héroes, pero tampoco antihéroes, canallas, no cometen delitos... Gente normal que tiene un trabajo, que incluso tiene una pareja que ya no le ilusiona, pero que no encuentra la manera de salir del bucle y acaba aceptando el destino, estando conforme. Narrar estas vidas es un ejercicio literario difícil, pero es el ámbito en el que mejor se mueve la narrativa de Luis».

Las palabras de la periodista y poeta Angélica Tanarro enmarcan la última novela de Luis Marigómez (Nava de la Asunción, 1957), escritor y crítico literario que semanalmente colabora en ‘La sombra del ciprés’, el suplemento cultural de El Norte de Castilla. «‘Sinfín’ es el relato en primera persona de una mujer de mediana edad que rememora lo que ha hecho en la vida, sus fracasos, sus pequeños éxitos... La novela es circular, porque empieza con un ‘Se acabó’ y durante su desarrollo se va viendo lo que ha ido ocurriendo, cómo se ha ido formando el personaje», explicó el propio Marigómez, que anoche presentó el libro en Intempestivos, acompañado de Angélica Tanarro y José Antonio Abella.

No es fácil meterse en la piel de una mujer si se es hombre, pero el autor ha asumido el riesgo de dejar todo el peso de la obra en un personaje femenino que habla en primera persona, porque, como bien dice, siempre que uno escribe asume riesgos. «Parece que no me ha salido mal, porque mujeres que la han leído no me han reñido mucho. La protagonista es una mujer un poco desagradable, un poco áspera, pero una mujer al fin y al cabo. Y a mí me interesan mucho las mujeres», subrayó. En este sentido, Angélica Tanarro, amiga y conocedora de la obra de Marigómez, confesó haberle criticado en alguna ocasión la «mirada pesimista» que el autor pone en sus personajes femeninos: «Rosa, la protagonista de ‘Sinfín’, es una mujer que a veces parece el estereotipo de un hombre machista. Hay algo de provocación en la forma en que esta mujer afronta su vida sentimental», apostilló Angélica Tanarro.

Según Marigómez, ‘Sinfín’ es la otra cara de una novela anterior, ‘A través’, publicada en 2007, aunque son independientes y la lectura de una no conlleva necesariamente el conocimiento de la otra. «Todos mis textos son muy orgánicos y esta novela sale de aquella. En ‘A través’, quien habla es el marido de Rosa, que cuenta un año de la vida de la pareja. Cuando escribí esa novela, en absoluto pensé hacer otra relacionada, pero el cabo del tiempo pensé que sería bueno dejar hablar al personaje femenino. Las dos novelas cuentan lo mismo, pero no coinciden porque lo cuentan desde puntos de vista diferentes. Se trata de jugar con los puntos de vista. Dependiendo del punto de vista, un mismo hecho puede tener implicaciones diferentes. Mis narradores son personajes y poseen un punto de vista limitado. ‘A través’ y ‘Sinfín’ son novelas independientes, pero complementarias. Son como las dos caras de una misma historia», expuso el autor.

Estilo limpio

Angélica Tanarro elogió el estilo de Marigómez: «El estilo de ‘Sinfín’ es marca de la casa. Luis tiene una forma de narrar limpia, que deja la médula, lo esencial, a la hora de contar una historia. Esto es ideal porque consigue que leas con mucha fluidez. Los diálogos –el libro tiene una parte importante dialogada– también contribuyen a ello. Los personajes suenan reales y el lector los persigue hasta el final, porque desea saber qué les va a ocurrir», dijo la periodista. Por su parte, el escritor José Antonio Abella destacó el «excelente» manejo, por parte del autor, de la voz femenina: «Lo consigue a la perfección y esto requiere, sobre todo, valentía. Luis es un escritor valiente que, en esta novela, presta su buen oficio a Rosa, otra valiente».

Critico literario, los lectores de El Norte de Castilla disfrutan semanalmente de los textos de este escritor segoviano, afincado desde hace años en Valladolid, que fue coeditor de la revista de poesía ‘Veneno’ entre los años 1989 y 1995. También ha sido Marigómez cofundador de ‘El signo del gorrión’, una publicación sobre poesía, y tradujo el poemario ‘Luna nueva’, de Margaret Atwood. En su haber como escritor cuenta con un libro de poemas, ‘Año’, y varias novelas, entre ellas ‘Vísperas’, ‘Rosa’ y ‘A través’. En ‘Sinfín’ emplea un lenguaje seco y ácido para narrar, con humor irónico, los fracasos de una vida.