La sequía y las heladas arruinan el 80% del cereal en el norte de Segovia

Viñas heladas en Aldeanueva del Codonal. El Norte
Viñas heladas en Aldeanueva del Codonal. El Norte
  • El Consejo Agrario concluye que la pérdida en la producción de los viñedos de la denominación de Rueda alcanza el 90%

El Consejo Agrario Provincial mantuvo ayer una segunda reunión de seguimiento para actualizar la repercusión en el campo de la sequía y de los últimos episodios de heladas. Una combinación de adversidades meteorológicas que ha causado estragos en una buena parte de la provincia, como se deduce del análisis extraído por el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, al terminar el encuentro con los representantes de las organizaciones profesionales agrarias y ganaderas y los técnicos.

La media de producción perdida en el cereal por culpa del largo periodo de falta de agua de lluvia y las repentinas heladas se sitúa en torno al 59%, afirma el responsable regional. Las explotaciones más castigadas se localizan en el norte y noroeste de la provincia, donde esa reducción alcanza el 80%. En el sur también han notado, pero menos, las inclemencias. El cultivo que se ja dejado de producir ronda como máximo el 50%, agrega Javier López-Escobar a tenor del análisis de los datos recabados.

Peor es el escenario que presentan los viñedos de la Denominación de Origen Rueda que crecen en territorio segoviano. Las 1.009 hectáreas de cultivo padecen daños que han afectado al 90% de la producción. El perjuicio es sensiblemente menor en los casos de Valtiendas y de Ribera de Duero, donde las pérdidas se sitúan en el 15% y en el 17%, respectivamente, confirma el delegado territorial de la Junta.

Pesimismo

Son muy malas noticias para los agricultores segovianos, que podrían ver un atisbo de esperanza en las lluvias caídas este mes de mayo para intentar recuperar un poco algunas cosechas; sin embargo el campo es pesimista y ve prácticamente imposible la recuperación en las zonas y cultivos más damnificados. Y es que abril fue extremadamente seco y caluroso, con los episodios de heladas que terminaron por rematar a unos ya maltrechos cultivos azotados por la prolongada ausencia de precipitaciones. En lo que va de mes, los niveles pluviométricos han aumentado; pero «la situación es muy comprometida», lamenta el delegado territorial en Segovia.

El efecto dominó provoca que también la ganadería se vea afectada. La incidencia en el forraje y los pastos es del 80%. Las pérdidas en cereal para piensos también son abundantes, tal y como se puso de relieve en la mesa de ayer. Este panorama va a obligar a los titulares a afrontar un aumento de los costes para poder alimentar a las cabañas, deja entrever López-Escobar.

Así pues, en el debe se juntan las pérdidas contabilizadas en la producción con el tener que hacer frente a más gastos, por lo que se genera «un problema de liquidez», concluye el responsable autonómico.

Javier López-Escobar anticipa que las reuniones van a continuar con una frecuencia de quince días para seguir de cerca la evolución de los daños en los diferentes cultivos y su repercusión en la ganadería. Por su parte, la comisión de estadística trabaja sobre el terreno y recoge muestras en las explotaciones para llevar a cabo el seguimiento adecuado de la situación en la que se encuentra el campo segoviano.