Un restaurante en Lesbos que ha acogido ya a 200.000 exiliados

Melina MacRostie (i) y Leila Nachawati. Tanarro
Melina MacRostie (i) y Leila Nachawati. Tanarro
  • La activista Melinda MacRostie afirma que «no hay que reubicar a los refugiados, hay que acabar con las guerras»

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

¡Moda para hombre y mujer a precios inmejorables!

Hasta 90%

La marca Denim italiana de moda

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda infantil con sus personajes favoritos

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

La mejor selección de productos para mantener tu hogar organizado

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

La situación de los refugiados en Europa «no mejorará» hasta que el mundo se una para terminar con las guerras y conflictos. La activista Melinda MacRostie, quien desde su restaurante de la isla de Lesbos, The Captain’s Table, ha atendido a miles de exiliados que buscan asilo en Europa, aseguró que la solución «no está en reubicarlos». MacRostie participó en una charla con la periodista gallega Leila Nachawati (cofundadora de Syria Untold) y dio a conocer el panorama de la isla griega de Lesbos, que ha llegado a recibir hasta 70 pateras al día con hasta 70 personas en cada una de estas frágiles embarcaciones.

«Ninguno de los refugiados con los que he hablado quería estar en Grecia en ese momento. Todos preferían quedarse en sus casas pero sabían que solo tenían dos opciones, huir o la muerte», sentenció MacRostie, quien no obstante recordó que solo la gente con dinero puede salir de un país en conflicto: «Los pobres no eligen».

La australiana afincada en Lesbos vive, como el 90% de la población de la isla, del turismo. Es propietaria de un restaurante con alojamiento en el puerto de Molyvos, aunque en 2010 el turismo cambió y comenzaron a llegar mujeres, niños y hombres que huían de la guerra en busca de una oportunidad.

Ante las «pésimas» condiciones en que llegaban a la isla instaló con fondos propios un campo improvisado de refugiados al lado de su local para proporcionarles comida y una bienvenida digna. Pero a partir de 2015 la situación se hizo insostenible y con más de 1.000 refugiados al día decidió crear la Starfish Foundation. El objetivo de la fundación es alimentar, vestir y proporcionar asistencia médica a todas estas personas, de hecho ahora el gobierno griego les pide ayuda, pero al principio, según MacRostie, «ni si quiera se daba cuenta de lo que sucedía; de no ser por los voluntarios habrían estado perdidos», explicó. Y la situación era «muy complicada» porque cambiaban a diario las directrices y todo se regía por «el desorden y la confusión».

La Starfish Foundation ha atendido a más de 200.000 refugiados, el 23% de los que han llegado a Grecia, pero uno de los pasos más importantes de esta organización ha sido la creación de una plataforma web en la que todas las personas, empresas y ONG que ayudan a los refugiados están conectadas y pueden ver dónde se necesita ayuda en cada momento.

La situación ahora es diferente. Desde que en marzo de 2016 Europa firmó el tratado con Turquía a Lesbos han llegado 6.000 refugiados, y de ellos solo permanecen 4.000; el resto o han sido devueltos a Turquía o se han ido voluntariamente a Atenas en busca de un futuro mejor.

La otra cara de este problema es, según destacó MacRostie, que «desafortunadamente» y debido a la «negativa y falsa imagen» que han mostrado los medios de comunicación de Lesbos la isla ha perdido en 2016 el 80% del turismo. De hecho, la activista definió la situación como «crítica»: el 90% de los habitantes de Lesbos viven del turismo y esta imagen ha contribuido al hundimiento de la economía del país. Por eso, ahora la organización Starfish Foundation no solo ayuda a sobrevivir a los refugiados sino también a la gente local.