El arroyo que arrolló Matabuena

Del Olmo, De Vicente, el alcalde de Matabuena, Lorenzo Sanz, y Vázquez (d.) en la plaza de San Pedro.
Del Olmo, De Vicente, el alcalde de Matabuena, Lorenzo Sanz, y Vázquez (d.) en la plaza de San Pedro. / El Norte
  • La fuerza del agua ha dejado impracticables los caminos rurales de todo el término municipal

Las lluvias fueron intensas y continuadas. En la pequeña localidad serrana de Matabuena hace tiempo que no veían llover así, y tampoco que se desbordaran los arroyos que pasan por su término y desembocan en el río Cega, los de Palancar y del Corcho y, sobre todo, el del Guijar de las Conchas, cuyos caudales aumentaron considerablemente y anegaron muchas fincas del municipio, causando daños en las calles y plazas de Matabuena y sus núcleos pedáneos de Cañicosa y Matamala.

El temporal de viento y lluvia no fue muy prolongado, su mayor intensidad se concentró en la noche del domingo al lunes, pero sus efectos son visibles días después. Los pavimentos levantados por la fuerza de las escorrentías y el desbordamiento de los cauces y la mayor parte de los caminos públicos del término municipal de Matabuena, que han quedado impracticables y pasará tiempo hasta que recobren la normalidad. Son algunas de las consecuencias que ayer pudo comprobar in situ el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Vázquez, en su visita a distintas zonas de la provincia, donde han resultado especialmente afectadas las cuencas de los ríos Moros y Cega, y de algunos de sus arroyos afluentes.

Entre el domingo y el lunes la situación fue especialmente complicada para los vecinos de Matabuena y de sus núcleos dependientes de Matamala y de Cañicosa. El agua bajó con fuerza de la sierra y colapsó el arroyo del Guijar de las Conchas que pasa por la localidad; el cauce no fue capaz de soportar tanta agua y se desbordó causando numerosos destrozos en la plaza de San Pedro, la principal de Matabuena, donde levantó gran parte del asfalto de la travesía, que ayer eran aún muy visibles los daños.

El relato de lo que ocurrió se lo trasladó el alcalde de Matabuena, Lorenzo Sanz, a Francisco Vázquez, que estuvo acompañado por el vicepresidente de la Diputación, Miguel Ángel De Vicente, y el diputado de Acción Territorial, Basilio Del Olmo. Con la ayuda de algunos vecinos, Sanz se implicó en la limpieza de la plaza para retirar escombros y restos de vegetación y arena.

Con fuerza

El agua entró con fuerza en el bar y en algunas casas del pueblo, y la situación fue muy parecida más abajo, en el Barrio de Cañicosa, donde se inundaron algunos garajes; mientras, en Matamala el agua destrozó algunos vallados, y en todo el término han quedado muy dañados los caminos rurales. Según informa la Diputación Provincial, la tormenta los ha dejado también impracticables en todo el término municipal de Matabuena. Y aunque fue de forma pasajera, un gran caudal llegó a afectar el lunes incluso a la carretera N-110 Soria-Plasencia a la altura del término municipal.