El arciprestazgo se vuelca con Haití

Rastrillo solidario instalado el año pasado a favor de la ONG Manos Unidas.
Rastrillo solidario instalado el año pasado a favor de la ONG Manos Unidas. / M. Rico
  • Del proyecto de desarrollo se beneficiarán 150 familias y 1.100 personas en el país caribeño

Un año más, el arciprestazgo de Cuéllar se ha volcado en la campaña contra el hambre de la organización no gubernamental Manos Unidas, con la puesta en marcha de distintas acciones de sensibilización y participación, con las que trata de dar a conocer la realidad de los países en vías de desarrollo y al mismo tiempo recaudar fondos, que en esta ocasión se destinarán a un proyecto de desarrollo agrícola y ganadero en Haití.

Entre las actividades de sensibilización, desde el pasado 27 de enero y hasta el próximo domingo se vienen realizando proyecciones de vídeos y coloquios para dar a conocer el lema de la campaña de este año, ‘El mundo no necesita más comida, necesita más gente comprometida’, que se ha presentado en grupos, catequesis, parroquias y colegios.

Dentro de las acciones de participación, entre otros se han organizado un encuentro de voluntarios, un testimonio misionero y una cena contra el hambre. Además, las colectas parroquiales del pasado fin de semana se destinarán al proyecto de Haití y continúa abierto un concurso de cuentos solidarios en el que pueden participar todos los niños del arciprestazgo de Cuéllar hasta el próximo 20 de febrero. También la sala cultural Alfonsa de la Torre acoge una exposición sobre Ecuador.

Sexta edición

Uno de los platos fuertes de las acciones de participación es la celebración de un festival solidario, que este año cumple su sexta edición, y que se celebrará el sábado 18 de febrero a partir de las 18:00 horas con la actuación de grupos locales y del arciprestazgo, además de un gran sorteo de regalos. El precio de la entrada es de tres euros y se ha establecido una fila cero para aquellos que quieran colaborar.

La cita contará con actuaciones como las del grupo infantil de Jotas Villa de Cuéllar, la música de piano de los niños de Remondo y la actuación de viola de una niña de Hontalbilla. También habrá baile y coreografía por los niños de Remondo, la actuación del grupo Alma Flamenco, de Portillo, baile de gimnasia rítmica, canciones de la paz a cargo de los niños de los tres colegios de Cuéllar, baile con los grupos infantiles de la escuela de danza Nirvana, el grupo juvenil de la escuela de dulzainas Cecilio de Benito de Cuéllar, un grupo de baile country y la actuación del coro joven de la parroquia.

Las acciones continuarán con la celebración del rastrillo solidario, que se instalará en un local de calle San Francisco del 3 al 12 de marzo y en el que cual se podrán adquirir multitud de artículos de decoración y labores; o la segunda edición de la cena benéfica, que se desarrollará el 11 de marzo en el restaurante Fonsi de Cuéllar. El precio de los adultos será de 20 euros y los niños pagarán 12 euros. Todo ello incluye cena, donativo y actuación, que correrá a cargo del mago Teje, de Cozuelos, para después disfrutar de una velada musical.

La venta de rifas para un viaje a Galicia y los donativos completan las acciones de esta campaña que se destinarán a las comunidades rurales de la sección comunal de Poste Pierrot, en Haití, cuyas principales actividades económicas son la agricultura y ganadería de subsistencia. Ambas actividades, realizadas de manera tradicional, con pocos medios técnicos, ninguna infraestructura, crédito o asistencia técnica, configuran una realidad de inseguridad alimentaria y degradación del medioambiente, aumentando también la vulnerabilidad de las personas ante catástrofes naturales, fundamentalmente riadas.

Formación y producción

Del proyecto de desarrollo se beneficiarán directamente 150 familias, lo que supone unas 1.100 personas aproximadamente, e indirectamente el conjunto de los habitantes del ámbito de intervención (16.000 personas), mediante la formación en prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente y altamente productivas, producción de hortalizas, entrega y mejora en la cría de ganado caprino y ovino, así como plantación masiva de frutales para luchar contra la deforestación y el deterioro de la tierra.

Manos Unidas aportará el 54,46% del presupuesto, un total de 60.827 euros que se distribuyen en gasto de equipos (semillas, herramientas y animales) y personal sobre el terreno (técnicos agrícolas y monitores). El resto del presupuesto lo aporta Misereor, una organización católica alemana y la contraparte local. La diócesis de Segovia colabora con 33.311 euros, un importe que el arciprestazgo de Cuéllar podría conseguir completo si se continúa con el ritmo de recaudación de años anteriores. El año pasado se consiguieron más de 35.600 euros para la campaña contra el hambre.