La avenida de la Constitución, de nuevo en obras

Zanja abierta en uno de los hundimientos.
Zanja abierta en uno de los hundimientos. / A. de Torre
  • Los desperfectos han vuelto a producirse tras las lluvias de los últimos días, también en el lado derecho en sentido descendente

El Ayuntamiento acomete desde ayer los trabajos para sanear los últimos hundimientos de la calzada que se han producido en la avenida de la Constitución, que ya fueron delimitados y señalizados. Tras el último episodio de lluvias se han detectado nuevos hundimientos en la calzada, también en el margen derecho de la vía en sentido descendente, y esta reparación, señala el Gabinete de la Alcaldía, «en ningún caso se trata del acondicionamiento definitivo sino actuaciones puntuales para minimizar los riesgos y posibles accidentes».

Como en los anteriores hundimientos, que aparecieron casi nada más terminar las obras de la primera fase de la avenida, que ya fueron tratados, las obras de reparación de estas nuevas zonas consiste en la apertura y retirada del asfalto y hormigón hundidos, el saneamiento de las tierras y la posterior reposición del hormigón, tras lo que se mantendrá en hormigón también la capa de rodadura que correspondería a la de aglomerado asfáltico. Para ejecutar estos últimos trabajos es necesario reducir el ancho de la calzada. Durante las obras, igual que en las intervenciones anteriores, los conductores se encontrarán con estrechamientos en determinados puntos de la avenida de la Constitución, aunque se mantendrán los dos sentidos de circulación de la vía.

Mientras tanto, indica el Gabienete de la Alcaldía que «se sigue trabajando para conocer las causas que originan estos hundimientos en la calzada, una vez finalizadas las obras de renovación y mejora de la avenida de la Constitución ejecutadas por la UTE formada por las empresas Padecasa Obras y Servicios SA y Saja Construcción y Desarrollo de Servicios». Las reparaciones realizadas en diciembre corrieron a cargo de la empresa.

Empalme de tuberías

El pasado mes de diciembre, la alcaldesa, Clara Luquero, reconoció al comentar la existencia de blandones en las obras recién terminadas que «ha podido haber un error» en la ejecución de los trabajos para renovar la red de saneamiento. Entonces, a falta de un dictamen concluyente del problema, las inspecciones realizadas apuntaban a un fallo en el anclaje entre las conducciones.

Según dijo Luquero, la nueva tubería instalada podría no estar del todo bien ajustada a la vieja y la debilidad del empalme habría podido ocasionar fugas de agua, ya que la presión «excesiva» habría hecho que cediera la conducción. Las filtraciones humedecieron el subsuelo, lo empaparon y produjeron los hundimientos en algunas zonas. Es probable que, ahora, las lluvias intensas de este fin de semana hayan sido la causa de nuevos hundimientos.

La alcaldesa estaba satisfecha porque en general la obra de la avenida de la Constitución ha contado con el beneplácito de los vecinos, pero ya adviertió en diciembre de que el Ayuntamiento no va a descansar hasta que la remodelación quede «perfecta».

Es probable que el asfaltado de las zonas reparadas se realice en primavera.