El Norte de Castilla

Migueláñez revive la tradición

Foto de familia de las aguederas de la localidad.
Foto de familia de las aguederas de la localidad. / M. Migueláñez
  • Las mujeres de la localidad retomaron hace once años las celebraciones por Santa Águeda

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La fiesta de Santa Águeda se vino celebrando en Migueláñez desde muy antiguo. Era un día de gran jolgorio entre las mujeres casadas. Ya la víspera de la santa acudían las alcaldesas (una joven ,casada ese año y otra anciana que en años anteriores también lo fuera) al Ayuntamiento a recoger la vara de mando del regidor de la localidad. Todas las mujeres del lugar pasaban por ese honor de ser alcaldesas por tres días.

La fiesta se prolongaba dos o tres días, siendo el más importante el día 5, en el que se celebraba la misa y procesión de la santa con música y se degustaban los bollos de las alcaldesas, acabando el día con un animado baile, al que no admitían a los maridos en el salón de Jonás. En los dos días siguientes se volvían a reunir con alborozo para degustar un chocolate. En esta fiesta los maridos eran relegados a casa, excepto lo cóyuges de las alcaldesas cuya misión era tocar las campanas y sacar el pendón en la procesión.

Ya en los años setenta, con la despoblación, la fiesta fue decayendo, no quedando más que una misa y y el recuerdo de tiempos pasados. Pero las mujeres retomaron la celebración hace once años, con una vitalidad lo que perecía imposible. En el 2006 fue cuando surgió una propuesta entre las féminas del lugar de recuperar esta bonita fiesta y hacerlo el sábado posterior al día 5 para facilitar la asistencia de las que viven fuera del lugar.

Con gran entusiasmo se celebra desde entonces a la santa siciliana con gran alegría y solemnidad. Hay innovaciones, ya que la cofradía fundada el citado año está formada por mujeres en general sin tener en cuenta su estado (antes sólo casadas) ni edad. Sigue habiendo dos alcaldesas (este año Sagrario Sanz e Inés Arribas) que son acompañadas por el resto de mujeres ataviadas con el traje segoviano. Se celebra la misa y una animada procesión con la bella talla del siglo XVIII que se conserva en la iglesia, y las alegres notas de la dulzaina animan a la concurrencia a danzar ante la imagen ofreciendo una bella estampa de colorido.