Ellas también mandan en el Casino

Sobre estas líneas, las aguederas. A la derecha, el vicepresidente del Casino, junto a Carmen Well, Mujer del Año 2017. A. de Torre
Sobre estas líneas, las aguederas. A la derecha, el vicepresidente del Casino, junto a Carmen Well, Mujer del Año 2017. A. de Torre
  • La gerente de Servicios Sociales, Carmen Well, recibe la distinción como Mujer del Año

La fiesta de Santa Águeda ha vivido este fin de semana su segunda entrega, después de las celebraciones del pasado 5 de febrero en Zamarramala. Muchos fueron los pueblos que se sumaron ayer la fiesta, así como el Casino de la Unión, institución que siempre pone el broche de oro a las celebraciones que recuerdan a la santa siciliana martirizada.

Las aguederas del Casino de la Unión se reunieron ayer en la Sala de la Chimenea de la sede social, instalada en el interior del Hotel Real Segovia (antiguo hotel Sirenas). Y desde allí se trasladaron a la iglesia de San Martín, donde asistieron a la misa. En esta ocasión, la lluvia impidió que las mujeres del Casino de la Unión pudieran lucir los trajes típicos regionales como en otras ocasiones.

Y tras la misa, llegó el momento culminante de la jornada: el homenaje a la Mujer del Año 2017, cuyo nombramiento recayó en la gerente de Servicios Sociales de Segovia, Carmen Well. El homenaje tuvo lugar en la Sala de la Chimenea, y a él asistió el vicepresidente de la sociedad, Juan Manuel Martínez, en representación del presidente del Casino, Pedro Pozuelo. La segoviana Carmen Well es licenciada en Derecho y diplomada en Trabajo Social, y ha desempeñado labores como trabajadora social en el Centro de Servicios Sociales Nuestra Señora de la Fuencisla, donde ha ejercido en la Residencia Asistida, en la Unidad de Psicogeriatría y en la Unidad de Enfermos Mentales. Su vida profesional siempre ha estado ligada a los servicios sociales. Funcionaria de carrera de la Diputación Provincial de Segovia, trabajó durante dos años en el CEAS de Fuentesaúco de Fuentidueña. De allí pasó al Centro de Atención a Minusválidos Psíquicos El Sotillo y a la Residencia Provincial de Ancianos, servicio al que perteneció hasta 1995.

Tras el homenaje, los asistentes pudieron degustar la ‘tajá’, acompañada de un vasito de vino. Ya sobre las tres de la tarde, hubo comida y baile en el restaurante La Parrilla, del propio hotel, solo para señoras y señoritas, amenizado por los dulzaineros.

Esta cita de aguederas en el Casino de la Unión congrega no solo a las mujeres de la capital, sino también de la provincia, pues hay muchas socias que residen en distintos municipios segovianos.