Dos autobuses urbanos en la parada de la calle Colón, en la capital segoviana.
Dos autobuses urbanos en la parada de la calle Colón, en la capital segoviana. / Antonio de Torre

La renovación de la flota de autobuses urbanos se retrasa otra vez

  • La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, se ha mostrado «sorprendida» por una reciente normativa que exige pedir a las empresas una estructura de costes

  • El equipo de gobierno municipal quería haber sometido a debate en el próximo pleno el pliego del transporte urbano, que ya acumula varios meses de demora

Otro imprevisto. Otra sorpresa de penúltima hora. Otro escollo. En definitiva, otra demora. El desarrollo del pliego para la contratación del transporte urbano de la ciudad de Segovia continúa en una vía muerta, atrapado en un cajón en el que a duras penas entra un haz de luz que alumbre someramente su aprobación. Esta vez el equipo de gobierno municipal del Partido Socialista vuelve a pisar el freno y no trasladará al próximo pleno el debate para desbloquear el proceso de contratación.

Continúa a oscuras porque, en esta ocasión, se ha interpuesto en el camino que parecía casi despejado una «nueva normativa». Tampoco ha podido decir mucho más la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, a quien este obstáculo le ha pillado de sopetón. Sin esperarlo, asegura y reitera la regidora. Ni siquiera los técnicos del área competente del Consistorio sospechaban la entrada en vigor de esa normativa que parece puede zancadillear la tramitación del pliego por parte del Ayuntamiento provocando otro retraso.

A primera hora de este jueves, la alcaldesa no sabía concretar en qué consistía y qué repercusiones específicas va a traer consigo este «imperativo legal» que demora el procedimiento una vez más. Es el enésimo palo en la rueda. El compromiso del equipo municipal, liderado por Luquero, de acometer la renovación integral de la flota de autobuses tenía fecha. La previsión era que la adjudicación se produjera hacia el verano de 2016. Sería la culminación de un complicado trabajo administrativo previo de varios meses en los que los técnicos deberían haber perfilado las condiciones del nuevo concurso. Pero esa documentación continúa sin estar cerrada.

El Ayuntamiento dio sucesivos plazos (que si febrero del año pasado, luego junio...). Lo que sí hizo la corporación socialista fue presentar al resto de grupos políticos del Consistorio un esbozo con las claves del pliego. Fue a finales del mes de julio del curso pasado. La elaboración de los aspectos técnicos ha continuado. De hecho, la propia alcaldesa aseveraba este jueves por la mañana que «el documento está lo suficientemente avanzado»; sin embargo la nueva normativa citada por la regidora «nos va a retrasar algo más», admitía en una primera impresión tras conocer de la concejala de personal e Interior y de la jefa de Contratación del Ayuntamiento la novedad legislativa a introducir.

Clara Luquero se ha reunido luego con la responsable de Contratación para conocer más al detalle las consecuencias y los matices de esa norma que condiciona el pliego en ciernes. De momento, aborta la intención de llevar al pleno de este mes el documento sobre el que han trabajado.

Críticas del Partido Popular

El grupo municipal del Partido Popular (PP) en la oposición de la corporación ha reaccionado al nuevo anuncio de demora en la aprobación del pliego de transporte urbano de la capital. Recuerda que en diciembre la alcaldesa ya advirtió de que «había aspectos que requerían replantear todo el documento y que llevaban su tiempo».

La formación que encabeza la portavoz, Raquel Fernández, reprocha al gobierno socialista en el Ayuntamiento de «no hacer más que acumular retrasos en un proceso que debería haber estado listo si se hubieran hecho las cosas con tiempo, como mínimo, hace un año, y así haber podido contar con los nuevos autobuses y mejoras en el servicio desde finales de junio».

Los populares vuelven a arremeter contra la «pérdida de calidad» del servicio y se quejan del estado de «deterioro» en el que se encuentra la flota de los urbanos después de la última serie de averías padecidas por algunos vehículos, con el consiguiente trastorno para los usuarios», apunta el grupo municipal en una nota de prensa. El PP en el Consistorio lo achaca a «la falta de interés» del equipo socialista en un «tema vital para la ciudad y su desarrollo económico».

La bancada popular se ratifica en sus reproches sobre «la deficiente gestión» y «lo que es aún más preocupante, gestionar pensando en las elecciones y no el ciudadano». Y es que el Partido Popular sospecha que los retrasos continuos en el pliego del transporte urbano obedecen a razones «electoralistas» para acercar la adjudicación lo máximo posible en el calendario a los próximos comicios municipales.