La jamonera Los Joaquines resurge de las cenizas dos años y medio después del incendio

Nuevas instalaciones, todavía en obras, que se están levantando en el solar del antiguo secadero.
Nuevas instalaciones, todavía en obras, que se están levantando en el solar del antiguo secadero. / Antonio de Torre
  • La Junta autoriza la modificación del proyecto del secadero, que ampliará la altura del edificio

Dos años y medio después del incendio que devoró casi por completo la fábrica de jamones y embutidos Los Joaquines de Pinillos de Polendos, en el mismo solar, junto a la comarcal CL-603, se levanta ya buena parte de la estructura de la nueva planta que construyen los hermanos López Migueláñez, propietarios de la empresa. La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo autorizó ayer el uso excepcional de suelo rústico para el proyecto modificado de reconstrucción del secadero de jamones, devorado por las llamas en verano de 2014 tras un desafortunado cortocircuito. El antiguo secadero, construido hace algo más de 20 años, era ya moderno, pero la idea anunciada en su día era que la nueva edificación esté equipada con tecnología avanzada para reducir los costes de producción, incrementar el volumen de fabricación y reforzar el equipo con más contrataciones.

La nueva documentación presentada por la industria recoge la ampliación de la altura del edificio destinado a secadero, justificada en razones técnicas de funcionamiento de las instalaciones. Esta modificación de la propuesta, ya autorizada por la comisión, ha obligado a someter de nuevo el proyecto a informe del órgano colegiado. Como se trata de una reconstrucción, la industria ya disponía de todos los servicios urbanos precisos para su funcionamiento: acceso de la carretera CL-603, abastecimiento de agua y saneamiento, conexión a la red eléctrica y centro transformador.

Instalaciones agrícolas

También en la sesión de ayer, se informó favorablemente el emplazamiento en suelo rústico de distintas instalaciones complementarias a actividades agrícolas y ganaderas, como un henil para una explotación ovina en Moral de Hornuez, dos almacenes para maquinaria agrícola y aperos en Veganzones, una caseta para uso agrícola en Aguilafuente y una nave con el mismo fin en Zarzuela del Pinar.

En el capítulo dedicado a las consultas previas sobre la viabilidad de proyectos a desarrollar en suelo rústico, la Comisión estudió la propuesta para un centro de turismo sostenible y educación ambiental en el término municipal de Fuentidueña. Se trata de construir un centro integral que aúne tanto alojamiento como propuestas específicas de educación ambiental en pleno contacto con la naturaleza. Con este proyecto, la actividad preexistente en la parcela, que estaba destinada a explotación ganadera, quedará reconvertida en centro de aprendizaje y de iniciación a la cultura medioambiental, con soluciones constructivas bioclimáticas y ecológicas. Se pretende promover el conocimiento de los recursos de la zona y actividades de ocio y tiempo libre en espacios naturales en el término municipal de Fuentidueña.

La Comisión de Medio Ambiente ha considerado viable la iniciativa que debe presentarse como proyecto para ser sometido a autorización de uso excepcional de suelo rústico.