Las marionetas de la Colección Peralta salen de Segovia para viajar a todo el mundo

La concejala Claudia de Santos, con algunas piezas de la Colección Peralta.
La concejala Claudia de Santos, con algunas piezas de la Colección Peralta. / Efe
  • La exposición virtual de la colección, un catálogo y un vídeo, todo ello en español, inglés y francés, permitirá trasladar las innovadoras técnicas del artista sin que salgan de su museo

El juego de luces y sombras típico de un escenario, hilos de tres metros de longitud, infinidad de anclajes, trajes costumbristas y expresiones cautivadoras componen una de las colecciones más mágicas que alberga Segovia (expuesta de forma permanente en el Museo de Títeres del Arco de Santiago), la de marionetas articuladas de Francisco Peralta, que comienza su viaje por el mundo. Burkina Faso, en África, o Ida, en Japón, serán los primeros lugares en los que se promocionarán las marionetas de Peralta en formato virtual, aunque también podrán visitarse en Polonia, Rusia, Bélgica, Finlandia, Francia, Canadá, China, Mali y el resto de integrantes de la Asociación Internacional de Ciudades Amigas de la Marioneta (Aviama).

La exposición virtual de la Colección Peralta, un catálogo y un vídeo promocional, presentados en español, inglés y francés, servirán para trasladar las innovadoras técnicas del artista en la creación de unos títeres que, según la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo de Segovia, Claudia de Santos, «son de lo mejor que se ha hecho a nivel mundial». De Santos explicó a Efe que con Peralta «trasciende el mero concepto de títere y no solo por la estética sino también por la filosofía que en todo momento persigue la excelencia en los argumentos».

El artista abandonó desde sus inicios la idea tradicional de los títeres de cachiporra para convertir a sus muñecos en difusores de la cultura más selecta, por eso, entre sus representaciones se encuentran piezas del romancero popular como ‘La condesita’, musicales como ‘El retablo de Maese Pedro’ y obras clásicas como ‘El clérigo ignorante’ de Berceo.

Frente a los títeres que son perseguidos por ogros y brujas Peralta elige para los más pequeños obras literarias como ‘Frederick’, de Leo Lionni; ‘Si yo fuera mayor...’, de Éva Janikovszky o ‘La cometa’, de Montserrat del Amo.

Otra de las peculiaridades más destacadas del padre de la marioneta es su habilidad con los mecanismos y es que el mismo ha reconocido que el objetivo «no es crear marionetas perfectas sino expresivas», que sean capaces de reflejar el suspiro de una dama o la alegría de un reencuentro. Una combinación perfecta entre varillas, hilos, mecanismos, palancas y engranajes permiten a estos muñecos de pasta y madera realizar movimientos complejos e interpretar como si de actores se tratase cada uno de los actos de la obra.

Valor incalculable

Peralta no se conforma con los movimientos básicos sino que ha dedicado su tiempo y experiencia a investigar y a innovar para que sus marionetas cobren vida con tan solo unos toques. En cuanto al valor de las 38 piezas que conforman la colección, la concejala asegura que es «incalculable» y es que, a su juicio, «no se pueden traducir en cifras por su calidad y porque su creador fue el primer titiritero en recibir la medalla de plata al Mérito de las Bellas Artes en 1990».

La vinculación de Segovia con el mundo del títere es indiscutible, y es que Peralta lleva utilizándolos como un recurso educativo en la ciudad desde 1977, cuando comenzó a impartir cursos de construcción y modelado de marionetas para maestros en la Casa de los Picos. Unos años más tarde en 1986 inició su andadura el Festival Internacional de Titirimundi que congrega a cientos de compañías de todo el mundo y a los titiriteros más prestigiosos en la ya consolidada ‘ciudad del títere’.