Las aguederas cuellaranas quieren cambiar los días de la fiesta

El alcalde de la localidad, Jesús García, posa con las aguederas.
El alcalde de la localidad, Jesús García, posa con las aguederas. / M. R.
  • Pilar Maroto, mayordoma de este año, propone trasladar la celebración al primer fin de semana de febrero

Las mujeres de Cuéllar también celebraron en la jornada de este domingo a su patrona, Santa Águeda, tomando el mando de la villa. Un mando que de forma simbólica les fue entregado por el alcalde de Cuéllar, Jesús García, quien recibió a las águedas en el Ayuntamiento para ofrecer el bastón de mando a la mayordoma de este año, Pilar Maroto, acompañada por sus hijas Sonia y Beatriz, su amiga Rosi Pascual y otras muchas mujeres que participaron en las celebraciones.

García les dio la enhorabuena por mantener esta tradición centenaria y les animó a continuar trabajando por ello. Por su parte, la mayordoma agradeció a todas las asistentes su apoyo, ayuda y compañía y quiso abrir el debate sobre si la celebración, que en Cuéllar se realiza siempre el 5 de febrero, se debería trasladar al primer fin de semana de febrero, con el fin de que las más jóvenes y aquellas que trabajan puedan continuar con la tradición.

Seguidamente, al son de la dulzaina y el tamboril, las mujeres se dirigieron hasta la iglesia de El Salvador, donde tuvo lugar la celebración de la eucaristía, para continuar por las calles del barrio con la procesión, con la imagen de la patrona portada en andas por las mujeres. Tras el recorrido, acompañado de decenas de jotas y bailes, el templo acogió el tradicional canto de La Salve y el sorteo ‘del orón’, que decide quién ocupará el cargo de mayordoma el próximo año.

Todas las mujeres que quisieron se situaron en un círculo mientras la mayordoma repartió entre ellas una baraja de cartas. La poseedora del as de oros es quien ocupa el puesto en las celebraciones del año siguiente. En esta ocasión el orón fue a parar a las manos de Flori González Martín, que se mostró muy emocionada, pues llevaba muchos años intentando ser mayordoma, aunque en las últimas ocasiones, algo desanimada, no se sumaba al círculo. Este año, animada por varias mujeres, se situó en el corro y le correspondió el cargo.

En un primer momento señaló que estará acompañada de su hija, su hermana y sus sobrinas, pero también de sus antecesoras, que le ofrecerán su ayuda en la organización de los festejos de 2018. La fiesta continuó con un aperitivo en los anexos de la iglesia, para después seguir con una comida de hermandad, en la que participaron casi 200 mujeres, con baile y bollos.

La mayordoma, Pilar Maroto, destacó que el día había sido muy emocionante y emotivo, y que se había sentido muy acompañada y arropada por las mujeres. También quiso dar la enhorabuena a Flori González, que será su sustituta en el cargo. Maroto anunció que próximamente se convocará una reunión para continuar trabajando en los estatutos de la cofradía, en lo que se ha comenzado a trabajar hace unos meses, y para abrir de forma interna el debate sobre el posible cambio de fecha de la celebración de Santa Águeda.