La Asociación Honorse abre el plazo para su incubadora de talentos

Mayte Ferreiro, gerente Honorse-Tierra de Pinares.
Mayte Ferreiro, gerente Honorse-Tierra de Pinares. / M. R.
  • El proyecto busca emprendedores a los que formará y asesorará para fomentar el empleo de los jóvenes en la comarca de Cuéllar

La incubadora de talentos de Honorse Tierra de Pinares se pone en marcha a partir de la próxima semana y comienza con la apertura del período de captación de candidatos, jóvenes que quieran participar en este proyecto formativo innovador que tratará de posibilitar el desarrollo de proyectos de emprendimiento social en la comarca de Tierra de Pinares. En este primer paso se tratará de identificar a posibles emprendedores para después pasar a su formación y asesoramiento. El proyecto también pretende fomentar el desarrollo de la empleabilidad de los jóvenes participantes, tal y como señaló Mayte Ferreiro, gerente de la agrupación.

Así, del 6 al 24 de febrero se realizará un trabajo de captación, a través del contacto con personas y entidades de la comarca que, por su actividad, identifiquen a los futuros candidatos, con los que se mantendrán entrevistas. También se abre la posibilidad de inscribirse voluntariamente mediante la ficha de datos que estará dispone en la web del grupo www.tierradepinares.es. La iniciativa se pone en marcha gracias a la ayuda de la convocatoria para proyectos de acción social 2016 que puso en marcha por segundo año consecutivo la Fundación Caja Segovia junto con Bankia.

El proyecto se plantea desde la detección de la necesidad de fomentar la puesta en marcha de proyectos empresariales que generen empleo joven; proyectos que pongan en valor recursos locales –entre los que se encuentran los recursos humanos promotores–, que tengan un efecto positivo por su carácter social, cultural o medioambiental; necesarios para mejorar la calidad de vida y bienestar social de la comarca. Y todo siendo conscientes de que en la comarca «contamos con jóvenes con talento, jóvenes con iniciativa y con ideas susceptibles de poner en marcha en la comarca», afirmó Ferreiro.

De 16 a 35 años

Los candidatos deben ser jóvenes, con edades comprendidas entre los 16 y los 35 años, deben vivir en la comarca y tener iniciativa, ideas y capacidad de liderazgo. Una vez recibidas las inscripciones se realizará una selección a finales de febrero, puesto que la actividad, que tendrá una duración aproximada de seis meses, comenzará el 6 de marzo. En febrero, los candidatos participarán en una fase de formación presencial y ‘on-line’ de 30 horas’, que se centrará en emprendimiento social y desarrollo de proyectos, dirigida a definir el proyecto individual o de grupo. En esta fase se realizarán entrevistas individualizadas y reuniones grupales. Durante el mes de abril se desarrollará una fase Mentoria.

En función del tipo de proyecto elegido y de las necesidades detectadas en los alumnos, tomarán contactos con personas expertas para orientarles y se realizarán visitas a iniciativas de interés, tal y como detalló Sergio Arranz, de la cooperativa En Proceso, que se encargará de la gestión del taller. Arranz señaló que se dará mucha importancia al contacto con vectores, organizaciones o instituciones que están acompañando procesos de emprendimiento social. Por eso se visitarán espacios de ‘coworking’ como El Hueco, en Soria, o el espacio Geranios, en Madrid, o el de ‘crodworking’ Open Future, en Segovia. «Faltan otras visitas previstas aún por cerrar, pero el fin es que vean espacios, modelos y personas que sean inspiradoras, que les sirva para ampliar su red de contactos y mejorar la empleabilidad y los proyectos», explicó.

Arranz explicó que el proyecto trata de captar e identificar el talento existente en la comarca, a través de personas jóvenes con inquietud o que estén desarrollando iniciativas o proyectos innovadores y posibilitar que accedan a una formación específica, además de vincularles y darles a conocer iniciativas y personas que puedan apoyarles.

Emprendimiento social

Destacó que durante el curso se introducirá el concepto de emprendimiento social, que en un contexto rural «cobra más sentido, puesto que fija más población» y posibilita empresas socialmente responsables; a nivel estratégico europeo se está viendo que ayuda a que las comarcas se desarrollen y se mantengan. También se incidirá en emprendimiento cultural y medioambiental.

En mayo y junio tendrá lugar el asesoramiento individual con el fin de conseguir la definición del proyecto en su totalidad y las posibles líneas de financiación o modelos de negocio, además de ultimar las posibles ideas que se hayan generado y facilitar contactos a medida. Una vez que estén los proyectos enfilados o en marcha, se orientará ante su posibilidad de presentarlos a convocatorias o concursos o prepararlos para entrar, por ejemplo, en la financiación Leader.

A finales de junio se presentarán los resultados y los proyectos generados. Según Arranz, la idea es captar el talento de la comarca y generar un ecosistema en el que pueda desarrollarse: «Un espacio de jóvenes que puedan desarrollar iniciativas conjuntas y que todas tengan un impacto positivo en la comunidad». El primero será que esos jóvenes se queden en la comarca.