Un perro muerde el mismo día a un peatón y a una guardia civil en San Rafael

Foto de archivo en la que la Guardia Civil controla el paso de personas en la travesía de San Rafael.
Foto de archivo en la que la Guardia Civil controla el paso de personas en la travesía de San Rafael. / Antonio Tanarro
  • Investigan si la raza del can, que causó heridas leves a la agente en una mano, está dentro de las potencialmente peligrosas

La Guardia Civil investiga la raza de un perro que atacó el martes a dos personas en el núcleo de población de San Rafael, perteneciente a la villa segoviana de El Espinar, para ver si catalogado como un animal potencialmente peligroso. En un principio, el can parece ser un cruce entre pitbull y labrador. Además, está en estudio si es la primera generación de cruce y si es mestizo.

Los hechos que han desencadenado estas comprobaciones, claves a la hora de la tramitación de la posible denuncia al propietario del perro, se produjeron en poco espacio de tiempo. El animal mordió a un transeúnte y también hincó sus colmillos en la mano de una agente de la Guardia Civil, confirman fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Segovia. El ataque le dejó la marca de los dientes propia de apretar sobre la carne, aunque por suerte las heridas que le ocasionó son de pronóstico leve y apenas tuvieron consideración, añade el relato de las autoridades.

En un control rutinario

Este suceso con la guardia civil tuvo lugar en el transcurso de uno de los habituales controles rutinarios que el Instituto Armado realiza en las vías de la provincia. En la travesía de San Rafael y en los alrededores de El Espinar estos operativos suelen ser más frecuentes ya que se tratan de conexiones por carretera con Madrid muy utilizadas por bandas que se trasladan de comunidad autónoma vecina para delinquir en provincias cercanas, como es el caso de la segoviana.

La agente se dispuso a identificar uno de los vehículos y se vio atacada en la mano por el perro, ratifican fuentes de la Subdelegación. El titular del can se expone a una denuncia administrativa de comprobarse que el animal no está censado en la comunidad como raza específicamente peligrosa.