Una casa alemana sacará a subasta los sellos de la estafa de Fórum Filatélico

Un grupo de afectados, frente a la Subdelegación.
Un grupo de afectados, frente a la Subdelegación. / A. Tanarro
  • El juez autoriza la puja después de que en diez años nadie se haya interesado por adquirir las estampillas

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid, Santiago Senent Martínez, ha acordado trasladar los sellos propiedad de Fórum Filatélico –procedentes de la estafa que estalló hace más de diez años– a una casa de subastas alemana, Auktionshaus Christoph Gärtner GmbH & Co. KG, con el objetivo de que esta sociedad proceda a su venta en el mercado internacional. La resolución encarga la subasta a esta firma a cambio de una comisión del 25% del precio y garantizando un mínimo de 2,05 millones de euros a cambio de la colección de filatelia, cantidad que abonaría la casa de subastas alemana. La firma asume además todos los gastos de la operación, en particular los de transporte, seguro y custodia de las estampillas. La decisión se ha adoptado a petición de la administración concursal, en ejecución del plan aprobado para vender los bienes en pública subasta (200 lotes en cinco pujas).

En septiembre de 2015 este mismo juez declaró culpable dicho concurso y condenó a los administradores de Fórum Filatélico a pagar cada uno de ellos mancomunadamente a los acreedores concursales y de la masa más de 2.200 millones de euros, una cantidad que corresponde al 16,6% del déficit concursal. Más de 350.000 clientes se vieron afectados en toda España; de ellos, más de 3.000 en Segovia.

Desde que estallara el caso (el 9 de mayo se paralizó la actividad de Fórum Filatélico y Afinsa), «no se ha presentado ninguna oferta aceptable para la adquisición de la filatelia, salvo algunos lotes aislados», detalla el auto del juez. «Por otro lado, no es fácil dar salida al importante ‘stock’ filatélico de la concursada, compuesto por millones de unidades de sellos, lo que obliga de un lado a acudir a empresas especializadas en la comercialización de este tipo de activos y al mercado internacional, que ofrece un potencial mayor número de posibles compradores».

El valor de los sellos lo fijará el mercado, detalla el juez, que añade que no se ha presentado ninguna oferta que supere los dos millones de euros, mientras que la conservación de las estampas «sigue generando gastos para la masa activa sin generar beneficio alguno», unos gastos que desaparecerán al autorizarse la oferta de la firma alemana.

Añade que hasta ahora el Estado no ha manifestado en ningún momento su intención de adquirir los sellos ni existe dato alguno que avale la posibilidad de que vaya a hacerlo en un futuro próximo. «En este momento, el precio de los sellos no puede ser un valor abstracto, sino el precio que alguien quiera pagar por ellos, y eso solo se puede saber cuando se celebre la subasta», concluye el magistrado.