Alberto Serna, portavoz del PSOEen la Diputación.
Alberto Serna, portavoz del PSOEen la Diputación. / A. de Torre

«El PSOE es un partido
muy vivo, muy de debate,
y volverá a gobernar»

  • Alberto Serna, de 29 años, asume la portavocía del grupo socialista en la Diputación Provincial

Nació en Móstoles, por casualidad, hace 29 años. Pero se ha criado en Martín Muñoz de las Posadas y ejerce de segoviano y castellano puro, sin reservas. Sus compañeros han confiado en Alberto Serna para asumir la portavocía del PSOE en la Diputación tras la renuncia de Jesús Yubero, que continuará en el principal grupo de la oposición provincial.

–Al principio, usted figuró en las quinielas para ser portavoz, pero se optó por la designación de Jesús Yubero. ¿Se siente resarcido de aquella jugada?

–Ni ahora me siento resarcido ni en aquel momento me sentí realmente herido. Es cuestión de optar. En aquel momento había varias personas que –entendíamos– podíamos hacer una buena función en la portavocía. Estábamos Jesús Yubero, José Luis Vázquez y yo. Finalmente, la comisión que decidió el proceso se decantó por Jesús. No puedo negar que entonces hubo momentos de tensión, pero se votó, como se hizo el otro día, cuando los compañeros decidieron que fuera yo el portavoz después de que Jesús Yubero nos informara de que lo iba a dejar.

–¿Cree que Jesús Yubero ha ejercido una oposición blanda, como se dice?

–Ni mucho menos. Creo que ha sido una oposición muy intensa. Hemos trabajado mucho en la provincia, en los pueblos, en la oficina, aunque quizá no hayamos sido capaces de proyectarlo al exterior, de comunicarlo. Todo se puede mejorar, pero el trabajo que ha desarrollado Jesús Yubero es incontestable. Yo lo he vivido como viceportavoz y son muchos los kilómetros que este grupo se ha recorrido por toda la provincia. Ahora se trata de profundizar en lo que funciona y corregir aquellas debilidades que haya podido haber. Al final, el objetivo es obtener la presidencia de la Diputación en 2019. Y en eso estamos trabajando.

–¿Qué oposición vamos a ver a partir de ahora? ¿Más agresiva?

–La oposición va a cambiar, pero por algo tan natural como que Alberto Serna no es Jesús Yubero, empezando por la edad. Yo soy una persona muy directa, muy clara, y quizá esto pueda transmitir la sensación de que la oposición se endurece, pero no va a ser así. En aquellas cuestiones que el gobierno provincial del PP lleve de manera correcta, no tendremos reparos en sentarnos a negociar y a buscar acuerdos, como ha ocurrido ahora, con los presupuestos. Pero en aquellos asuntos que entendamos que el PP se equivoca, nos tendrá en contra y con contundencia. Quiero decir que la oposición va a tener diferentes matices. ¿Dura o menos dura? Diferente. Eso seguro.

–A lo largo del mandato han trascendido algunas disensiones en el seno del grupo. ¿Le preocupa?

–Jesús Yubero ha realizado un trabajo muy fino para cohesionar el grupo. Mi propia elección, que fue por unanimidad, demuestra que el grupo está unido... Puede que al comienzo hubiera algún problema de coordinación, pero... De verdad, creo que somos un ejemplo de cohesión. Ahora se trata de hacer un grupo más integrado todavía, más participativo, con nuevos planes de trabajo, de participación de los compañeros. En general, me encuentro con un grupo muy cohesionado. Jesús ha sabido hacer equipo.

–Después del pleno en el que usted y varios diputados socialistas se fueron por no haber sido informados sobre el minuto de silencio por Víctor Barrio, el secretario provincial del PSOE, Juan Luis Gordo, dijo que era muy impulsivo. ¿Le va a obligar su nuevo cargo de portavoz a contar hasta diez?

–Yo soy joven y me gustaría que esta provincia, en general, fuera impulsiva y ambiciosa. Mire, todos vamos en el mismo barco. Si esta provincia va bien, nos irá bien a todos. Con lo de Víctor Barrio nos equivocamos. Fue un fallo de coordinación. Pero ser impulsivo no es malo. Si en un pleno, metafóricamente, hay que dar un golpe en la mesa, habrá que darlo. Mejor eso que ser indolente.

–¿Qué le parece la labor del gobierno provincial?

–Del presidente de la Diputación, por ejemplo, diré, como rasgo positivo, que es una persona con la que te puedes sentar a hablar con honestidad, con sinceridad y con la clara intención de llegar a acuerdos. Y eso está muy bien, porque la nueva política no es tanto coger la pancarta y salir a la calle como sentarte y sacar adelante proyectos en beneficio de la sociedad. ¿Qué echo en falta en el presidente y su gobierno? Ambición, mucha ambición. Yo tengo 29 años y he visto cómo amigos míos se han tenido que ir de la provincia y del país para poder estudiar, para poder trabajar. Esta provincia envejece poco a poco y pierde población. Tenemos que ser reivindicativos ante la Junta de Castilla y León y ante el Gobierno, pero también pensar en grande, para progresar al mismo ritmo que otras provincias. Sí, a este gobierno le falta ambición, ganas de que Segovia sea punta de lanza en muchos proyectos.

–Usted es secretario de Organización del PSOE de Segovia. Se da por hecho que el partido, aquí, prefiere a Susana Díaz como secretaria general. ¿Está de acuerdo?

–No lo sé... Yo diría que no. A raíz del comité federal tan desafortunado que hubo, he estado presente en diecisiete asambleas de las veintiocho agrupaciones locales de la provincia y puedo decir que ha habido mucho debate, a veces agrio. Como secretario de Organización mi neutralidad debe ser exquisita, porque soy garante de que el proceso, cuando se abra, salga lo mejor posible.

–¿Ni siquiera la dirección es ‘susanista’?

–La dirección no es susanista, Segovia no es susanista. Hace tres años se decía que Segovia apoyaba a Pedro Sánchez y en las primarias solo sacó treinta votos más que Eduardo Madina... Yo tengo mi opinión y mis preferencias, pero mi cargo no me permite expresarlas. Ya veremos qué ocurre. Susana Díaz no ha dicho todavía que vaya a presentarse; Patxi López sí.

–¿Qué le parece la opción de Patxi López?

–Es interesante. Patxi es una persona dialogante, de consenso, y estamos en una época en que debe primar el consenso, porque se trata de reformar, de una vez por todas, las cinco o seis cuestiones que este país tiene pendientes. Creo que esa candidatura va a dar pie a que haya una negociación, un entendimiento entre las diferentes opciones.

–¿Y Pedro Sánchez?

–Está en su derecho de presentarse. Yo creo que Pedro cometió errores, sobre todo en los últimos días antes de su marcha. Cuando te dimite la mitad de la ejecutiva debes irte, no forzar las cosas. Este partido no merece un comité federal como el que vivimos el 1 de octubre. Dimos un espectáculo lamentable, cuando la militancia socialista, en general, está formada por personas responsables y trabajadoras. Pedro se equivocó, todos nos hemos equivocado, pero estamos en el cauce correcto para reconducirlo. El PSOE es un partido muy vivo, muy de debate, que al final sabe reconducir las situaciones. Estoy convencido de que volveremos a gobernar más pronto que tarde.