José Ramón Criado y Julia Montalvillo, durante el debate.
José Ramón Criado y Julia Montalvillo, durante el debate. / M. R.

La casualidad que originó una nueva historia

  • José Ramón Criado, autor de 'Cuéllar: la historia perdida', participa en un debate sobre su publicación con la archivera Julia Montalvillo

Nació por casualidad, según afirma el propio autor, pero ahora 'Cuéllar: la historia perdida' se ha convertido en pocas semanas en uno de los libros de referencia para historiadores e investigadores de la comarca, aunque también para multitud de vecinos que han querido conocer los detalles que desgrana José Ramón Criado Miguel (Sanchonuño, 1960) sobre la historia de la Villa y Tierra y que surgen a partir de la recuperación de las Apuntanciones que Melchor Manuel de Rojas (noble y miembro del regimiento de Cuéllar) escribió en el siglo XVIII.

Algunos de estos lectores acudieron a la cita organizada desde la librería El País de Jauja, que reunió al propio autor, licenciado en Historia del Arte y Contemporánea, y a la historiadora y archivera municipal y de la Casa Ducal de Alburquerque, Julia Montalvillo, en un coloquio en el que Criado se mostró muy interesado por las conclusiones que el público está sacando de su escrito, que se divide en dos partes, por un lado la propia historia de Melchor Manuel de Rojas y por otra parte su análisis, que llegó tras ver que historiadores locales no se habían introducido en el estudio de los escritos incluidos en el Cartulario del Hospital de la Magdalena de Cuéllar.

Así, Criado utiliza las pistas que marca De Rojas para descubrir datos nuevos, algunos bajo historias «muy barrocas», según el propio autor, que señaló que con la literatura del noble había que tener cuidado «porque no sabes hasta donde te está contando la verdad».

Leerlo para disfrutarlo

Dentro de las aportaciones importantes a destacar de la historia de De Rojas, Criado destaca por ejemplo una de las fuentes, el testamento del doctor Ortún Velázquez, que ha pasado desapercibido y que fue la cabeza principal de la línea Velázquez y a su vez vivió en la casa de la Torre (palacio de Pedro I). Gracias a ello y a su estudio, Criado ha conseguido confeccionar la línea genealógica principal de la Casa de los Velázquez.

Otro de los documentos es el testamento de Martín López de Córdoba Hinestrosa, marido de Isabel de Zuazo, en cuyo regazo se encontraron las bulas de indulgencia halladas en los sepulcros de la iglesia de San Esteban. Este documento puede cobrar importancia por su vinculación con la próxima celebración de Las Edades del Hombre en la localidad. En este testamento deja escrito cómo iba a ser su entierro, así como las limosnas y dádivas.

Para la archivera Julia Montalvillo, el libro hay que leerlo para disfrutarlo, y después, en una segunda lectura, para analizarlo, al menos desde su trabajo como encargada de varios archivos. Recomendó la lectura de 'Cuéllar: la historia perdida' y lo comparó con un 'culebrón', aunque apuntó que supone una lectura agradable y muy fácil, con muchas notas al pie para aquellos gustosos de la historia. Además destacó la importancia de la perspectiva del tiempo, gracias a la cual se pueden entender mucho mejor algunos hechos, por lo que agradeció profundamente al autor la escritura del libro.

Datos inéditos

Antes de finalizar, el propio autor quiso realizar una reflexión sacada de todo su trabajo y es que cada uno se enfrenta a la vida con sus diferentes miedos. Ya, en el debate con los asistentes, Criado informó a los lectores sobre algunos de sus descubrimientos que se recogen en el libro, como la existencia de una clara malversación de fondos durante una época en el hospital de La Magdalena y cómo Baltasar Alonso «poco conocido, poco valorado y poco considerado», intentó poner remedio a este desfalco intentando recuperar el espíritu del fundador.

Y es que en el libro también se aportan datos inéditos sobre la biografía del fundador de La Magdalena, Gómez González, y se desmontan algunas afirmaciones de Rojas que a lo largo de los años se han tenido por ciertas.