El colegio Santa Clara se protege contra los robos con videovigilancia

Fachada del colegio Santa Clara.
Fachada del colegio Santa Clara. / M. Rico
  • Las cámaras, instaladas por el Ayuntamiento ante los frecuentes ataques de los ladrones, controlan exclusivamente las zonas administrativas del centro educativo en horario no lectivo

Desde el pasado 20 de enero, el centro de educación Infantil y Primaria Santa Clara cuenta con un sistema de videovigilancia. El servicio, instalado por el Ayuntamiento de Cuéllar, pretende evitar los numerosos robos sufridos en los últimos diez años. Las cámaras vigilan exclusivamente las zonas administrativas del centro en horario no lectivo. La decisión de realizar la instalación fue tomada por la Concejalía de Educación del Ayuntamiento después de que el pasado mes de septiembre, sin que todavía hubiera comenzado el curso lectivo, el centro educativo fuera escenario de un nuevo robo, en el que los ladrones forzaron la entrada principal y reventaron las dos puertas blindadas de dirección y secretaría, realizando grandes destrozos. Aunque en el resto de colegios de la localidad también se han registrado robos en los últimos años, los cacos se han cebado con el de Santa Clara, por lo que el Ayuntamiento y los responsables del centro decidieron reforzar la seguridad.

La videovigilancia se centra en el ‘hall’, donde se sitúa el despacho de dirección, zona que suele ser el objetivo de los ladrones, que a lo largo del año pasado entraron hasta en tres ocasiones en el centro educativo.

Otro de los robos se produjo en octubre de 2014 , cuando los ladrones intentaron acceder al centro por dos lugares, pues el profesorado se encontró con una puerta y una ventana forzadas. Parece ser que finalmente el asalto se realizó por una de las ventanas del piso inferior, a través de la cual accedieron al comedor del centro, desde donde se dirigieron hacia la primera planta, donde se encuentran la sala de profesores y los despachos de Dirección y Secretaría. En este caso los ladrones se dirigieron directamente a Secretaria, y, sin revolver mucho más, fueron directamente al armario donde se guarda el efectivo. Según detalló entonces la dirección del centro, el dinero que se llevaron era el que habían entregado los padres a principio de curso a cuenta del material escolar que iban a utilizar sus hijos. También sustrajeron un disco duro donde se encontraba registrado el trabajo de nueve años del centro.

En noviembre de 2010, la Guardia Civil detuvo de madrugada en la villa a tres hombres como presuntos autores de un robo de ordenadores. Además, se les imputó otro delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad.

Los tres hombres fueron sorprendidos por los agentes cuando trataban de llevarse 24 ordenadores portátiles del centro.