Podemos Castilla y León confía en pacto fortalecedor entre Iglesias y Errejón

Pablo Fernández, líder de Podemos en las Cortes de Castilla y León. Ramón Gómez
Pablo Fernández, líder de Podemos en las Cortes de Castilla y León. Ramón Gómez
  • Pablo Fernández cree que «de Vistalegre saldrá una organización mucho más plural, diversa y en condiciones de disputar el país al PP»

El líder de Podemos en Castilla y León, Pablo Fernández, cree que un acuerdo entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón es posible y ha sostenido, en declaraciones a Efe, que en su partido «no hay una división interna sino un debate que fortalece» a la formación.

Fernández ha acudido hoy a El Espinar (Segovia), acompañado de la procuradora en las Cortes Natalia del Barrio para dar a conocer a los ciudadanos el funcionamiento del parlamento autonómico, así como el trabajo que realiza Podemos en la Cámara autonómica.

Aunque el líder de Podemos ha confiado en un acuerdo entre esas dos corrientes, ha puntualizado que, en todo caso, «de Vistalegre saldrá una organización mucho más plural, diversa y en condiciones de disputar el país al PP».

Minutos antes del encuentro con los ciudadanos ha manifestado su simpatía hacía Pablo Iglesias porque, a su juicio, «es el mejor proyecto posible para Podemos, ya que busca integrar todas las sensibilidades y corrientes para construir un proyecto único». De hecho, esta pretensión de unidad que defiende la militancia, Iglesias la ha recogido, según Fernández, en el documento político que presentó ayer, viernes, en el que incluyó fragmentos de las ponencias de Íñigo Errejón y de otras corrientes de Podemos.

«Podemos no se va a convertir en una organización de protesta», ya que el debate suscitado se basa, según Fernández, en cuestiones de «matices y estrategias» con una base común, pero en ningún caso se debaten asuntos «de enjundia política». En cuanto al rumbo de Podemos, ha recordado que «sigue siendo una organización de mayoría que vela por mejorar la calidad de vida de los ciudadanos» y que el objetivo es conjugar la labor institucional con la movilización social.

«Podemos debe de trascender a un mero partido político y constituirse en un partido movimiento social capaz de canalizar, aglutinar y desarrollar las ansias de cambio de una amplísima mayoría de ciudadanos», ha concluido.