Saludo a los moteros de todo el mundo desde el castillo de Turégano

fotogalería

Moteros con antorchas y banderas, anoche en Turégano. / A. de Torre

  • Los moteros de La Leyenda Continúa invaden Cantalejo y los pueblos cercanos

Los moteros tomaron ayer Cantalejo de forma masiva atendiendo la llamada de La Leyenda Continúa y desafiando la gélida temperatura que a las siete de la tarde helaba los huesos. Pero el goteo de moteros procedentes de todos los rincones de España e incluso de otros países no cesó en toda la jornada y, por la noche, la organización contabilizaba más de tres mil inscritos, una cifra nada desdeñable para el primer día que irá incrementándose a medida que pasen las horas. «Hay gente que pasa aquí los tres días; gente que viene el viernes y se marcha el sábado; gente que viene el sábado y se va al día siguiente; y gente que viene y se va el mismo día», explica Mariano Parellada, presidente del motoclub organizador, La Leyenda Continúa.

  • Jornada del viernes en la concentración de Cantalejo ‘La leyenda continúa’ (1 / 2)

  • Jornada del viernes en la concentración de Cantalejo ‘La leyenda continúa’ (2 / 2)

La concentración arrancó de manera oficial con la celebración de varias actividades, las primeras rutas-excursiones, la visita de las autoridades provinciales y el saludo que La Leyenda Continúa dirigió desde el castillo de Turégano, pasadas las siete de la tarde, en una memorable ceremonia con banderas, globos luminosos y antorchas que la organización transmitió en directo a través de las redes sociales. A primera hora de la tarde, el pinar de Cantalejo era territorio motero. Los primeros en llegar han sido los extranjeros, que empezaron a hacerlo el día anterior. Tiendas de campaña y hogueras, muchas hogueras, para combatir el frío.

El ambiente era de amistad, camaradería y hermandad motera. «Aquí está el auténtico espíritu de Pingüinos», decía uno de los moteros más veteranos.