La Junta insiste en descartar problemas de salud para los vecinos por los vertidos de Fuentepelayo

Reunión para exponer la situación tras el inicio de la retirada de los residuos.
Reunión para exponer la situación tras el inicio de la retirada de los residuos. / El Norte
  • Los alcaldes y portavoces del PP en la zona manifiestan su satisfacción por «la pronta actuación de la Junta», que ha comenzado la retirada de residuos

El Partido Popular de Segovia reunió a los alcaldes y portavoces del PP en los municipios de Fuentepelayo y sus alrededores para abordar la solución ejecutada por la Junta de Castilla y León para retirar los residuos vertidos por la empresa Agramam en esta localidad.

Los portavoces populares y alcaldes de la zona alabaron «la pronta actuación de la Junta de Castilla y León, pues en la mañana del miércoles se comenzaron a retirar los residuos., señalan fuentes del PP, que destacan que con esta actuación de la Administración autonómica «los habitantes de esta localidad y de los municipios colindantes pueden estar tranquilos». En un encuentro dirigido por el Presidente del PP en Segovia, Francisco Vázquez, donde también participaron la procuradora, María Ángeles García y el diputado provincial y concejal de Escalona del Prado, José Luis Sanz Merino, el delegado de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar, dio cuenta de las actuaciones que, dentro de sus competencias, la Junta de Castilla y León ha llevado a cabo para solucionar este problema en la localidad de Fuentepelayo.

Según explicó López-Escobar, desde el inicio de la actividad de la empresa hasta finales del año 2015, se le han realizado más de 30 inspecciones ordinarias por parte de la Delegación Territorial de la Junta, a través de los servicios de Medio Ambiente, Agricultura y Ganadería y Sanidad y Bienestar Social. «Se han tomado las medidas oportunas en cada caso, incluidas las cautelares que mantienen la planta cerrada hasta la fecha», señaló.

López-Escobar explicó que el Servicio Territorial de Sanidad «no detectó evidencias de un problema de salud para los vecinos. El aire no se encontraba contaminado biológicamente, las aguas de consumo humano no estaban afectadas y no se detectó, ni en la localidad ni en los municipios limítrofes, ninguna enfermedad, fuera de las habituales de la provincia y época, ni tampoco se declaró ningún brote».

Decenas de inspecciones

Con todo ello, en estos años se han hecho decenas de inspecciones, informes y demás actuaciones dentro de las competencias de la Junta de Castilla y León, culminando con el cierre cautelar e instando a la empresa a que cesara el vertido de residuos y los retirase. Como ello no se efectuó, y debido a la alarma generada, ha sido la Junta de Castilla y León quien ha contratado los servicios de una empresa especializada en este tipo de trabajos, y cuyo coste, posteriormente la Junta solicitará a la empresa.

Al encuentro organizado por el Partido Popular asistieron, entre otros, los alcaldes de Aguilafuente, Jesús Ballesteros; Pinarnegrillo, José Antona; Zarzuela del Pinar, Nicolás Ortega, y los portavoces en Fuentepelayo, Bernardette Rodríguez; Mozoncillo, Ana Bravo; Aldea Real, María Isabel Rosa; y Lastras de Cuéllar, Urbano Fernández.

«Según han podido comprobar los ediles populares, una vez erradicado cualquier tipo de riesgo contra la salud, ahora solo quedan pendientes, ya a nivel particular de la empresa, sus problemas judiciales y administrativos con el Ayuntamiento, a quien compete valorar la vigencia de las licencias de la actividad», señalan fuentes del PP.

Los populares lamentan «la falta de sensibilidad demostrada por el PSOE en este asunto, pues se ha sumado al ‘carro’ de otras fuerzas políticas criticando la actuación de la Junta de Castilla y León, cuando su partido, con un alcalde socialista en Fuentepelayo, no había tramitado ningún expediente sobre el problema».