Abades, el primer pueblo de Segovia en dar las campanadas

Uvas preparadas en una de las prenocheviejas. El Norte
Uvas preparadas en una de las prenocheviejas. El Norte
  • La tradicional prenochevieja reunirá hoy a cientos de vecinos y turistas en su decimo séptima edición

Veinticuatro uvas comerán los abaderos para despedir el año. Las doce que marcan la tradición española junto a la familia en Nochevieja, y otras tantas compartidas con los amigos y vecinos del municipio segoviano en la noche de hoy. Junto a ellas no faltarán la sidra, los fuegos artificiales ni la música para celebrar uno de los días más característicos de Abades, el primer pueblo de la provincia en recibir el nuevo año.

A las doce de la noche repicarán las campanas y se descorcharán las botellas frente al Ayuntamiento, como cada 30 de diciembre desde el año 2000. Un emotivo momento que, según Magdalena Rodríguez, alcaldesa del municipio, «acerca a muchos jóvenes y mayores a Abades procedentes de Segovia y de los pueblos de alrededor». Incluso hay madrileños que aprovechan las casas rurales y el hostal del pueblo para acudir a la cita, «lo que supone un incremento de la actividad empresarial, además de darnos a conocer en muchos municipios».

La iniciativa la tomó un grupo de amigos en 1999, concretamente los miembros de la peña El Apretón, que con aceitunas en lugar de uvas recibieron el nuevo siglo de manera improvisada en la calle principal. Esta idea tan original fue adoptada al año siguiente de manera más oficial para todos los habitantes de Abades y desde entonces se ha visto afianzada dentro de las costumbres del pueblo. «Con el paso de los años hemos visto que se consolida ya que la gente que viene, repite» explicó Rodríguez. Los forasteros son bien recibidos y en el Ayuntamiento se muestran «encantados de acoger a todo el que venga».

En total se repartirán un mínimo de 500 raciones de 12 uvas. Otros años la cifra ha variado entre las siete y ocho centenas, y cayendo esta vez en viernes las expectativas son altas. A la fruta de la vid le acompañarán botellas de sidra, y no de champán, para que así «puedan beber también los niños», detalla Magdalena Rodríguez.

Es difícil saber el número de personas que llenarán hoy las calles y el salón del Ayuntamiento de Abades, donde los asistentes disfrutarán de la verbena, pero se espera la afluencia de «miles de personas en una noche divertida en la que se reúnen gente del pueblo y de fuera». A pesar del éxito de este día, las cifras no son comparables con las fiestas patronales en honor a la Virgen de los Remedios, celebradas a finales de agosto o principios de septiembre, en las que la afluencia de población joven es mucho mayor que en la prenochevieja.

Pero la festividad navideña no se reduce solo a este día. Los niños, aprovechando su descanso del colegio, son los protagonistas del programa organizado por el Ayuntamiento. En primer lugar, se desarrollan varios talleres, como por ejemplo el de teatro llevado a cabo por la Diputación Provincial. También tendrá lugar, el martes 3 de enero, un taller de elaboración de cup cakes –las clásicas magdalenas– para los más pequeños. Junto a estas iniciativas, la Navidad de Abades contará por primera vez con colchonetas hinchables y un circuito de karts.

Por otra parte, los mayores también podrán disfrutar de la magia de estos días con la visita de los Reyes Magos a la nueva residencia de personas de la tercera edad, antes de hacer la tradicional cabalgata por el pueblo. Melchor, Gaspar y Baltasar también acudirán a la parroquia y posteriormente al Ayuntamiento, donde repartirán regalos a los más pequeños.

Los vecinos vivirán este día marcado en el calendario bubillo tras haber celebrado varias actividades desde el pasado día 20. La III Carrera de Navidad de Abades, la rosca de los quintos o la campaña de donación de sangre han completado el programa navideño.