El Norte de Castilla

La doble vía para conectar José Zorrilla con Vía Roma gana puntos frente a los túneles

Talud de Padre Claret que se quiere aprovechar para la doble vía entre Antonio Machado y Vía Roma. Antonio Tanarro
Talud de Padre Claret que se quiere aprovechar para la doble vía entre Antonio Machado y Vía Roma. Antonio Tanarro
  • El Ayuntamiento se encomienda a la compra de suelo para diseñar el ‘by pass’ de tráfico

El Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS) sigue dando vueltas y vueltas, mientras el tiempo corre. Como recuerda la oposición de la bancada popular en el Ayuntamiento de la capital, el plazo de la aprobación inicial «está a punto de vencer». La complejidad de alumbrar el futuro planeamiento urbanístico de una ciudad como Segovia, Patrimonio de la Humanidad declarada por la Unesco, era un riesgo conocido cuando comenzó a gatear el ambicioso y necesario proyecto. Para constructores, promotores inmobiliarios, arquitectos, administradores de fincas y otros colectivos implicados y damnificados por la demora, el parto está siendo ya demasiado largo y doloroso.

Mientras tanto el proceso va sufriendo alguna que otra contracción en forma de replanteamientos y nuevos convenios con propiedades de inmuebles y terrenos. El concejal de Urbanismo, Alfonso Reguera, insiste en que, en contra de las críticas, la tramitación sigue, el plan especial no está parado.

'Aprovechar' las sentencias

Prueba de ello es que el equipo de gobierno socialista está tratando de ‘aprovechar’ los varapalos judiciales para replantear algunas cuestiones vinculadas directamente con el diseño del ordenamiento urbanístico futuro que regirá en la capital. Reguera explica que las sentencias judiciales contrarias, como la del talud de Padre Claret, están sirviendo forzosamente al Ayuntamiento a comprar suelo.

La titularidad municipal hace acopio de solares al mismo tiempo que revisa cómo ordenarlos y utilizarlos desde el punto de vista del trabajo urbanístico, añade el también portavoz del grupo socialista en la corporación. Algo así como que no hay mal que por bien no venga.

Durante su comparecencia de ayer para anunciar el orden de día del pleno que tendrá lugar mañana, el concejal reveló lo que de momento no es más que otra leve contracción en ese larguísimo embarazo del Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia. Es decir, una nueva alternativa que el equipo de gobierno otea a lo lejos y que, de todas maneras, tendrá que desarrollarse y ser aprobada cuando toque. Esa propuesta bosquejada por el representante municipal consiste en crear doble vía para conectar la calle Antonio Machado –perpendicular a José Zorrilla y que enlaza por su otro extremo con Santo Tomás y, por ende, con Ezequiel González– con la rotonda de la avenida Vía Roma.

Es una opción que gana enteros pero que está distante en ese tiempo que pasa y que dictará si la contracción ya es sintomática del parto, insiste Alfonso Reguera. La consecuencia sobre el ordenamiento urbanístico del PEAHIS es que «nos olvidamos de los túneles por el momento en el planeamiento», apostilló el concejal. La posibilidad que otorga la creación de una doble vía que enlace estos dos enclaves de la ciudad, a uno y otro lado del Acueducto, resulta más barata que la de los pasos subterráneos que lleva sobrevolando desde hace años y mandatos municipales, argumenta Alfonso Reguera.

Con la opción sobre la mesa de esta vuelta de tuerca en el planeamiento futuro, «aprovechamos la compra del talud de Padre Claret». Cabe recordar que el litigio resolvió la expropiación de este terreno con un precio cercano a los seis millones de euros, que el Ayuntamiento pagará a plazos hasta 2019.

Ampliación de calles

El portavoz de grupo socialista en el Consistorio piensa que este paraje de los Alamillos y el Cerrillo, entre Vía Roma, Padre Claret y San Gabriel puede contribuir a la «interconexión dentro de la ciudad». Es lo que el PEAHIS trata como el ‘by pass’ de tráfico que contenía en origen aparcamientos disuasorios y túneles, entre otras infraestructuras.

Cabe recordar que, a grandes rasgos, el planeamiento lo materializa una serie de operaciones que incluyen el Ezequiel González, las calles de Antonio Machado, Ortiz de Paz y Coronel Rexach, la avenida de Padre Claret y termina en el Parque del Cementerio y la cuesta de San Gabriel hasta su encuentro con Vía Roma en la rotonda existente.

Las actuaciones preveían el ensanchamiento de vías o la construcción de pasos subterráneos que aumenten la capacidad de tráfico. Según lo bosquejado por Reguera, el escenario va volcando las preferencias del equipo de gobierno hacia la primera opción de ampliar arterias como Padre Claret o Antonio Machado para construir esa doble vía en lugar de los túneles.