Adrada de Pirón se opone a la instalación de aerogeneradores en su término municipal

Visita a la zona donde está prevista la instalación del aerogenerador.El Norte
Visita a la zona donde está prevista la instalación del aerogenerador.El Norte
  • La alcaldesa considera que el proyecto La Lastra, sometido a información pública en noviembre, «traería más perjuicios que beneficios»

El grupo socialista de la Diputación de Segovia, a través del diputado Borja Lavandera, se ha hecho eco «de la incertidumbre» en Adrada de Pirón respecto al futuro del municipio en caso de que prospere la instalación de un aerogenerador «gigantesco». El proyecto La Lastra fue sometido a información pública el pasado 20 de noviembre y prevé la instalación de un aerogenerador de última generación en el término municipal, a escasos 500 metros del casco urbano.

Como sucede con un proyecto similar en el municipio vecino de Brieva, este plan de producción energética «ha causado un profundo malestar e inquietud en los vecinos de Adrada de Pirón», señala Lavandera. En primer lugar, «por el impacto paisajístico debido a la magnitud del aerogenerador, de 186 metros de altura, y que, sin lugar a dudas, condicionaría de gran manera el paisaje propio del entorno del municipio, que quedaría transformado para siempre, ya supondría una instalación casi siete veces más alta que el Acueducto en su parte más elevada». Otro argumento que esgrime el diputado socialista es la modificación del ecosistema en sí mismo, es decir, la flora y fauna del entorno. Además, «el municipio se encuentra situado en una posición estratégica», en las inmediaciones del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, los Parques Naturales de las Hoces del Duratón y del río Riaza, y dentro del mismo Valle del río Pirón», señala Lavandera, que advierte de «los perjuicios socioeconómicos derivados del impacto paisajístico y de la contaminación acústica, ya que será constante ese molesto ruido de fondo que genera el roce de aspas y viento, como puede constatarse en las cercanías de todos los parques eólicos». Adrada, señala, «es una pequeña población con escasa actividad económica, pero donde funcionan varios alojamientos rurales gracias a que es un enclave excepcional por la conservación del entorno natural y la paz y silencio que se respira en la localidad». En ese sentido, alerta de que estos establecimiento «sin duda se verían afectados, tanto por la perdida de valores paisajísticos del entorno como por la contaminación acústica».

Tras una visita reciente a los terrenos previstos para la instalación del aerogenerador, el diputado considera «que el impacto negativo que se produciría para el Valle del río Pirón, y en concreto para este municipio, es de dimensiones incalculables».

Por su parte, la alcaldesa del municipio, Ruth Sanz, ha expresado su inquietud sobre este proyecto «que de llevarse a cabo traería muchos más perjuicios que beneficios». También apuntó que «últimamente, en el pueblo no se habla de otra cosa, puesto que la inmensa mayoría de vecinos muestra su rechazo a este proyecto». La Corporación municipal, en sintonía con los vecinos, «está totalmente en contra de la instalación del aerogenerador», afirma la alcaldesa.