Dos jóvenes firman un contrato en una empresa de trabajo temporal.
Dos jóvenes firman un contrato en una empresa de trabajo temporal. / Marcos Úbeda

Las empresas de trabajo temporal retoman el pulso de la contratación

  • Las ETT superan en la provincia de Segovia los 16.700 contratos en una tendencia alcista empujada por los aún débiles signos de recuperación económica

Todavía es pronto para hablar de recuperación. Sin embargo, los datos empiezan a arrojar algunos puntos de luz en determinados sectores y poco a poco la economía empieza a dar pequeños pasos, como cuando un niño empieza a andar. Ese ligero movimiento en la economía se traduce en el empleo, donde comienza a notarse algo de alegría y los segovianos están empezando a encontrar trabajos.

De hecho, son muchos los que consiguen un empleo a través de alguna de las siete empresas de trabajo temporal que existen en Segovia, que poco a poco van notando como llegan más ofertas de empleo de distintos ámbitos.

En Segovia, se realizaron 63.889 contratos en el año 2015, según los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo, Ecyl, de los que 59.255 fueron temporales y 4.644 indefinidos. De esos casi 64.000 contratos, un cuarto fueron a través de empresas de trabajo temporal, es decir, unos 16.000.

En plena crisis, las empresas de trabajo temporal, las ETTs, gestionaban 9.559 contratos según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, mientras que en el 2015 consiguieron repuntar hasta alcanzar los 16.776, lo que supone un aumento del 56,9%.

Todavía lejos

Las diferentes empresas de trabajo temporal coinciden en que la situación está lejos de conseguir los números que tenían antes de la crisis, pero como dicen, quizás no se vuelvan a conseguir nunca, o por lo menos, a corto plazo. Sin embargo, los datos van confirmando una ligera mejoría. En 2013, las ETTs de Segovia realizaron 9.789 contratos, mientras que en 2014 ya alcanzaron los 14.522, lo que supuso un aumento del 36,4% frente al año anterior.

De los 16.776 que se realizaron en 2015, 14.319 fueron efectuados por circunstancias de la producción, 425 para cubrir alguna interinidad y 2.032 por obra y servicio. De momento, el año pasado consiguieron un trabajo a través de una Ett 8.680 personas.

Este año 2016 que está cerca de finalizar parece que la situación seguirá similar a la de los últimos años, ya que desde enero a octubre de este 2016, en el Servicio Público de Empleo se han registrado 13.090 contratos procedentes de empresas de trabajo temporal.

Más personal

Y eso que durante estos días se vive uno de los momentos del año donde más trabajadores se necesitan, las campañas de navidad, ya que en muchos sectores se contratan personas de forma eventual debido a un mayor volumen de ventas así como para cubrir vacaciones de los trabajadores habituales. Junto a las navidades, el período estival y las vacaciones de Semana Santa son los otros momentos del año en los que las empresas necesitan trabajadores procedentes de las ETTs, aunque también existen casos puntuales ya que en determinados sectores existen lo que todas estas empresas denominan «puntas» de trabajo.

En Segovia, se concentra en recogida de determinados productos, como por ejemplo, las fresas. En función de la época del año, la media de contratación se sitúa entre las 70 y las 120 personas, según la mayoría de empresas de trabajo temporal.

Los perfiles de las personas que buscan un trabajo en ETTs son de lo más variopinto porque a ellas acuden desde jóvenes sin experiencia, que quieren encontrar un primer trabajo para conseguir un dinero, a personas con 45 años o más que perdieron su trabajo por la crisis y luchan cada día por reengancharse al mercado laboral.

Por ejemplo, en la oficina de la ETT Grupo Norte, además de recoger el currículum, también les orientan «en las ofertas y les prestamos ayuda para que puedan elaborar bien el currículum», explica Marta Domínguez, directora de Soluciones de Recursos Humanos del Grupo Norte en Valladolid.

De hecho, desde las empresas de trabajo temporal reconocen que las personas con más edad son los que «peor lo están pasando», ya no sólo por los años, que echa para atrás a muchas empresas, sino también porque suelen tener escasa formación y hace que sea difícil reinsertarles en el mercado. «Hoy casi todas las empresas piden que el trabajador tengan mínimo FP, cada vez el personal más cualificado», apuntan desde Synergie.

Más en la provincia

Los contratos de las empresas temporales varían en función de la oferta. Existen desde los contratos por horas que se pueden realizan en hostelería, «para hacer una extra», apuntan desde Adecco, pasando por los de días, semanas, meses y un par de años, el tope máximo que permite la ley. Los contratos de larga duración suelen centrarse en proyectos de ingeniería, frente a los de otros sectores, como los de peonaje, que suelen ser de un mes.

En cuanto al género, buscan tanto hombres como mujeres, muchos de ellos nacionales ya que «antes de la crisis, cuando había poco paro se podía colocar mucha inmigración. Ahora ya se ha igualado con personas españolas», destacan desde otra la ETT Flexiplan.

Las empresas de trabajo temporal coinciden que el empleo que se encuentra en Segovia se localiza más en la provincia que en la capital. En concreto, en la zona de la autovía de Pinares, por la zona de Cuéllar y en el polígono Nicomedes García, en Valverde del Majano. El entorno de El Espinar también está empezando a repuntar.

La necesidad de coger el coche para ir al trabajo cada vez es más habitual ya que hoy en día hay personas que hacen más de cien kilómetros al día para poder trabajar, según confirman desde Synergie, ETT ubicada en Segovia pero que lleva toda Castilla y León. «En Segovia movemos un 1% del trabajo, pero todo está a 30 y 40 kilómetros. La gente está empezando a ver que se tiene que mover», aseguran desde Synergie.

Incluso, en esta empresa procuran buscar a personal de la zona, por ejemplo de Cuéllar, para evitar desplazamientos largos porque «hay que valorar la parte económica, si sale rentable». De todas formas, destacan, que a los segovianos les cuesta irse fuera para trabajar.