Las restauradoras Diana Martínez y Victoria Postigo, ante el retablo de la iglesia de Santiago.
Las restauradoras Diana Martínez y Victoria Postigo, ante el retablo de la iglesia de Santiago. / El Norte

El altar mayor de la iglesia de Santiago Apóstol recupera su esplendor

  • Asociaciones y particulares del municipio segoviano de Navas de Oro han colaborado para hacer posible la restauración

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los vecinos de Navas de Oro han podido disfrutar ya estos días de Navidad de la nueva imagen del altar mayor de la iglesia de Santiago Apóstol de la localidad, después de los trabajos de limpieza y restauración que se han llevado a cabo durante los últimos de la mano de Dammar Restauración y Conservación, y en concreto de sus titulares, las restauradoras Diana Martínez Sanz y Victoria Postigo Llorente, que han conseguido que esa parte del templo luzca en todo su esplendor.

Los trabajos, que contaban con la autorización del Obispado, comenzaron el 1 de septiembre, y se entregaron oficialmente el pasado 21 de diciembre. Han sido casi cuatro meses de trabajo que comenzaron con el sentado de la policromía y de la lámina de oro, que se encontraba peligrosamente levantada con riesgo de pérdida, según explicaron las restauradoras, que también añadieron que este levantamiento posiblemente pudiera estar producido por los movimientos del soporte por los cambios bruscos de temperatura que ha podido sufrir la iglesia.

Una vez sentada toda la capa pictórica, los trabajos continuaron con la limpieza del oro y las policromías. La parte baja del altar, hasta la mitad del segundo cuerpo aproximadamente, contaba con una gruesa capa de purpurina oxidada, que estaba afectando la visión global del conjunto. Además, el resto carecía prácticamente de barniz protector, por lo que la suciedad había penetrado en la lámina de oro, complicando la limpieza.

Trabajo minucioso

Durante la restauración también se reconstruyeron volumétricamente piezas decorativas y molduras, que al estar perdidas alteraban también la visión global. Las columnas tenían fendas longitudinales, y se cerraron con chuletas de maderas de menor dureza de la original y resinas epoxídicas. Las faltas de sustrato pictórico se rehicieron con estuco tradicional y se reintegraron con acuarelas y pigmentos al barniz.

La limpieza también se extendió hasta la tabla del Calvario, donde además fueron estucadas las faltas para su posterior reintegración. Los cuadros que se refieren a San Pablo y San Pedro se encontraban separados del soporte, por lo que la restauradoras buscaron su planaridad con humedad, presión y calor.

Las esculturas han sido limpiadas químicamente, eliminando gruesas capas de cera con disolventes y focos de calor; se rehicieron volúmenes con resinas y se reintegraron cromáticamente. La estructura del ático se ha reforzado mediante sujeciones metálicas a la pared y las piezas de madera desplazadas hacia atrás se han devuelto a su sitio y se han reforzado con espigas de madera y cola, según explicaron las restauradoras.

Colaboración del municipio

Estos trabajos se han llevado a cabo gracias a la colaboración de todo el municipio en la recaudación de fondos destinados al pago de la restauración. Así lo detalla Raquel Lázaro Cantalejo, secretaria del consejo de economía de la parroquia de Santiago Apóstol, señalando que ya en primavera se abrió una cuenta destinada a la recaudación de fondos para el pago del proyecto, donde se fueron sucediendo múltiples aportaciones económicas desde el inicio, una vez que los vecinos conocieron la tarea que se iba a desarrollar.

Así, por un lado, a nivel particular, decenas de familias han contribuido de forma altruista con importantes donativos, y por otro también han colaborado con sus aportaciones numerosas asociaciones de la localidad, desde Cáritas a la Asociación de Jubilados y Pensionistas, pasando por la cofradías de San Antonio y Santa Águeda, la Asociación de Amas de Casa Torrealta, el coro de guitarras y bandurrias, grupos de pastoral y economía y el grupo juvenil Jairé, que desde el verano llevó a cabo numerosas actividades para recaudar fondos con este fin.

El grupo parroquial Jairé, integrado por jóvenes y adolescentes, contribuyó de forma importante a la recaudación de fondos, gracias a iniciativas como el lavado de coches a domicilio, bocadillos solidarios e incluso un mercadillo.

Desde el consejo de economía de la parroquia agradecen todas y cada una de las aportaciones realizadas y continúan apelando a la generosidad para terminar de conseguir la totalidad del importe necesario