El Norte de Castilla

Una mujer recoge los excrementos de sus mascotas con una bolsa de basura en un parque. El Norte
Una mujer recoge los excrementos de sus mascotas con una bolsa de basura en un parque. El Norte

«Bonito paseo, si no fuera por la mierda de tu perro»

  • Colocan, de forma anónima, una docena de carteles escritos a mano en la ribera del río Ciguiñuela, junto con bolsas de basura, para concienciar a los propietarios de los perros que recojan las defecaciones de sus animales

os dueños de los perros van teniendo cada vez más conciencia de recoger los excrementos de los animales. Es frecuente ver a muchos con bolsas en la mano para depositar en los lugares apropiados la suciedad del animal y que no se quede en medio de la acera.

Sin embargo, estas buenas acciones se ven empañadas por todos aquellos que siguen dejando sin recoger las defecaciones del animal. Es una sensación desagradable para cualquier viandante, más aún si por descuido, se pisa con los zapatos.

Es el colmo de los colmos. Por eso, un vecino ha decidido concienciar por su cuenta a todos los residentes de esta zona de la capital y ha lanzado una campaña singular en la trasera de la calle Las Nieves, en los márgenes del río Ciguiñuela, que fue descubierta por los trabajadores encargados del mantenimiento del cinturón verde de la ciudad. «Todavía hay mucha gente que no tiene conciencia cívica ni costumbre de recoger las defecaciones de su mascota», destaca el gerente del Centro Especial de Empleo Los jardineros de la Unidad Especial, Pablo Jorge Delgado.

En los alrededores del pabellón María Martín, en la ribera del Ciguiñuela, han aparecido una docena de carteles, cada uno con mensajes distintos y acompañados de una bolsa de basura en la que pide de manera más o menos sutil que los dueños de los perros recojan los excrementos y los tiren a la basura.

De esta manera, se pueden leer mensajes como ‘que bonito paseo, si no fuera por la cagada de tú perro. COGE LA....’, así como otros en los que se leen textos más contundentes: ‘que la mierda que dejes.... la pises a la vuelta y te la lleves a casa’ o ‘el dejar la cagada de tu perro dice mucho de ti’.

Todos los carteles, metidos en una bolsa plastificada, para que no se estropee el mensaje por las inclemencias del tiempo, van acompañados de una bolsa de basura.

Por si los dueños de los perros que no recogen la suciedad no se han dado por aludidos, otros mensajes no pueden ser más directos: ‘tienes bolsa y tienes la mierda de tu perro. ¿Qué más necesitas?’, así como ‘coge bolsa, coge mierda. Repón con otra bolsa para los que no llevan. Por un paseo limpio’. Los carteles también han aparecido en el parque que hay junto al pabellón María Martín donde el mismo ciudadano pide respeto para los pequeños que juegan estas instalaciones con el siguiente mensaje: ‘Respetemos a los niños. Recoger la mierda’.

Unos mensajes en los que el ciudadano anónimo termina con un claro mensaje cívico para todos: ‘Feliz Navidad’ y ‘Gracias’.

Esta campaña a nivel particular se suma de forma indirecta a la que inició el Ayuntamiento de Segovia hace una semana bajo el lema ‘Un gesto sencillo al alcance de tu mano’, cuyo objetivo fundamental ha sido «insistir en la importancia de realizar una correcta eliminación de las heces caninas y generar una actitud positiva hacia la recogida de este residuo, pero también animar a actuar a los dueños de las mascotas que presentan reticencias a recoger los excrementos».

Además, el Ayuntamiento ha intentado hacer partícipe a los dueños de perros que ya recogen los excrementos en la búsqueda de soluciones para conseguir que este gesto tan sencillo se normalice.

‘Un gesto sencillo al alcance de tu mano’ ha constado de visitas a las clínicas veterinarias, tiendas de mascotas y peluquerías caninas abiertas al público, en las que se han entregado carteles y ejemplares del folleto de la campaña, junto con paquetes con bolsas.

Además, las educadoras han visitado las zonas más frecuentes de paseo de mascotas, repartiendo lotes de bolsas de recogida de excrementos y ofreciendo una breve charla distendida en la que han planteado los argumentos más persuasivos en cada caso para mostrar la necesidad de recoger los excrementos.

En total, han actuado en 34 zonas, en los horarios habituales de paseo de perros.