El Norte de Castilla

La guerra urbanística por la Casa Buitrago, a un paso de los tribunales

Estado de la Casa Buitrago, en el número 7 del barrio de Santa Eulalia.Tanarro
Estado de la Casa Buitrago, en el número 7 del barrio de Santa Eulalia.Tanarro
  • La alcaldesa encarga un informe a un abogado penalista como paso previo a la presentación de una demanda por presunto delito contra el patrimonio

segovia. El conflicto urbanístico entre el Ayuntamiento de Segovia y la propiedad del edificio atribuido a los hermanos Buitrago, una de las familias comuneras más activas, se encuentra a las puertas de los tribunales. La alcaldesa, Clara Luquero, firmó hace unos días la solicitud de un informe a un abogado penalista como paso previo a la presentación de una demanda penal por presunto delito contra el patrimonio.

A la espera de las conclusiones de ese informe, que será clave en la decisión final, el aparejador municipal considera que el daño contra el patrimonio es irreversible, opinión que comparten también los técnicos de la Junta de Castilla y León, y los servicios jurídicos ven clara la posibilidad de responsabilidad penal. La casa, o mejor dicho lo poco que queda de la construcción original, es uno de los pocos ejemplos de arquitectura noble de finales del XV y principios del XVI que perviven en el barrio de Santa Eulalia.

Obras de emergencia

El Ayuntamiento ordenó al propietario la ejecución de obras de emergencia ante el riesgo que su estado actual suponía para la seguridad de personas y bienes. El requerimiento municipal incluía, una vez demolidas las zonas en peor estado, la reconstrucción de lo demolido para devolver el inmueble, que en algunas zonas cuenta con el grado de protección más alto establecido en la Ley de Patrimonio Histórico Español, a su condición original.

Tras la presentación de un proyecto, la inspección realizada determinó que se había retirado el tejado, sin que fuera restituido, y que la zona interior del inmueble ha quedado destruida. El Ayuntamiento, no solo ha denegado la petición de derribo presentada por los propietarios, sino que el procedimiento sancionador abierto está a un paso de los tribunales. El grupo municipal popular viene reclamando medidas contundentes, desde una sanción ejemplarizante, a cualquier otra que garantice a la ciudad no perder totalmente este edificio histórico.