El Norte de Castilla

vídeo

decenas de jóvenes atienden a la charla inaugural del encuentro de este martes, en la Cámara de Comercio de Segovia. / Antonio de Torre

Con el currículum bajo el brazo y los dedos cruzados

  • Más de 160 jóvenes acuden este martes al primer Encuentro de Garantía Juvenil, donde les esperan 48 ofertas de trabajo de cerca de veinte empresas

Todos los que están lo son. Son parados, desempleados con un DNI que no ha cumplido la treintena. Pero no todos los jóvenes que están sin empleo estaban. No cabrían de todos modos en los espacios que ha habilitado la Cámara de Comercio de Segovia este martes por la mañana para citar a candidatos y empresas.

Fotos

  • Primer Encuentro de Garantía Juvenil

Es una jornada especial. Y se nota en los nervios de muchos de los muchachos que han madrugado para participar en una experiencia «pionera», como la han calificado los técnicos que, en cierto modo, han ejercido de tutores de los chicos. El edificio de Casa del Sello se ha quedado pequeña. El propio presidente de la institución cameral, Pedro Palomo, ha mostrado su asombro por el poder de convocatoria cuando ha dado la bienvenida a los jóvenes aspirantes a un contrato.

Pocas veces había visto el salón de actos de la Cámara de Comercio tan lleno. Y eso le satisface a Pedro Palomo, a pesar de que sea cmo consecuencia de la elevada tasa de paro juvenil, porque la cara de la moneda demuestra que «hay mucho interés» por pasar a formar parte del mercado laboral.

Modelo regional

Este encuentro entre jóvenes y empresas ha surgido de la Mesa de Garantía Juvenil creada por quince entidades hace unos meses. El Consejo de la Juventud de Castilla y León ya se ha fijado en este modelo de formación e inserción laboral y lo quiere extender a más ciudades de la comunidad. De momento, el debut segoviano ha sido un éxito de convocatoria.

Más de 160 candidatos, con sus currículos preparados en las carpetas, plastificados, impolutos, sin doblar ni arrugar (muy importante), actualizados hasta la última coma, se han citado con la suerte buscada y formada de ver si alguna de las 48 ofertas laborales propuestas por las empresas participantes podía llevar su nombre. Tras las conferencias y los ánimos, se han lanzado a los expositores de las empresas que quieren reclutarles. Una toma de contacto, una pequeña entrevista y todos los deseos puestos en ese currículum, a ver si esta vez es el de suerte y el del anhelado contrato.