El Norte de Castilla

Desprendimientos en la cornisa obligan a acordonar el edificio abandonado en San Lorenzo

Los bomberos se disponen a intervenir para sanear la cornisa. M. Á. L.
Los bomberos se disponen a intervenir para sanear la cornisa. M. Á. L.
  • Urbanismo había solicitado a los dueños que adoptaran medidas de seguridad

Solo tres semanas después de que el grupo municipal del Partido Popular reclamara al equipo de gobierno del Ayuntamiento que «tome las medidas oportunas para garantizar la estética y seguridad de los inmuebles de la plaza del barrio de San Lorenzo», estas medidas han tenido que ser adoptadas al producirse un pequeño desprendimiento de la cornisa de uno de los edificios. Una dotación del servicio de bomberos dejó ayer acordonada la zona próxima a la fachada de una de las casas históricas de esta plaza monumental, tras haber recibido un aviso de que se habían producido algunos desprendimientos.

Los bomberos acudieron para comprobar el estado del edificio, cerrado hace años. La cubierta está llena de vegetación espontánea y presenta hundimientos, con las tejas medio desprendidas, y la parte derecha de las cornisa está muy deteriorada, con el alero del tejado y la viguería vencidas.

Al tratarse de un edificio de marcado carácter monumental, los bomberos no pudieron hacer más que acordonar la zona para alejar a los peatones y reducir los riesgos en caso de desprendimiento, además de recoger datos sobre el estado del inmueble para redactar el oportuno informe, que trasladarán al área de Urbanismo.

El equipo de gobierno ha requerido a los propietarios del inmueble que adopten las medidas de seguridad necesarias para conservar el edificio. La petición del grupo popular para que el Ayuntamiento tomara medidas la realizó a raíz de la insistencia de los vecinos del barrio de San Lorenzo y de la Asociación La Parrilla.

Alerta en agosto

El presidente del colectivo vecinal, Óscar de Diego, ya alertó el pasado mes de agosto del mal estado de conservación de algunos edificios deshabitados, entre ellos este de la plaza de San Lorenzo, «en estado ruinoso». La alcaldesa, Clara Luquero, recordó entonces que el edificio es de propiedad privada y, por tanto, el Ayuntamiento solo puede reclamar que actúen los propietarios si hay riesgo de derrumbe. Al no haberlo hecho desde que les fue requerido y tras el último aviso han actuado los bomberos y se abre la vía para que la administración municipal pueda acometer las obras de emergencia de forma subsidiaria, esto es, para cobrar después su coste a los propietarios.