El Norte de Castilla

Vuelve Martin, el detective segoviano

César Fraile y Francisco Rubio, ayer, durante la presentación de ‘Un aire anunciado’, en la librería Intempestivos.Antonio Tanarro
César Fraile y Francisco Rubio, ayer, durante la presentación de ‘Un aire anunciado’, en la librería Intempestivos.Antonio Tanarro
  • César Fraile y Francisco Rubio lanzan ‘Un aire anunciado’, su segundo libro de novela negra ambientada en Segovia

Martin –así, sin tilde en la i– es un detective privado segoviano que saltó a la literatura hace unos meses de la mano de Mateo Botas y Durango, seudónimo de César Fraile y Francisco Rubio, dos segovianos amantes de la novela negra que anoche presentaron en la librería Intempestivos la segunda entrega de las aventuras de Martin, cuatro relatos agrupados en un librito titulado ‘Un aire anunciado’ (el primero llevaba por título ‘Un aire mudo’).

«Queremos seguir dando protagonismo a Martin. Nos divierte. Martin es un personaje ficticio, pero tiene un carácter muy segoviano: es impaciente, un poco borde, algo tímido, busca la justicia... Alguno hay por Segovia que es así», cuenta Francisco Rubio.

Tres de los cuatro relatos de ‘Un aire anunciado’ se desarrollan en Segovia –los escenarios son perfectamente identificables– y el otro está ambientado en El Palmar, un pueblecito de la provincia de Cádiz. «En el tercer relato trasladamos a Martin a Cádiz. Él va al sur de vacaciones, pero allí se encuentra con un crimen y no puede evitar involucrarse en el caso, pese a las advertencias de su mujer», apunta César Fraile. «Los dos primeros relatos –añade Rubio– son ‘Contrarreloj’ y ‘El que no era Javi’. En ‘Contrarreloj’ hay una bonita historia de amor, personajes secundarios muy bien caracterizados y, claro, Segovia, como parte esencial de la trama. A mí, personalmente, es un relato que me gusta. Lo teníamos medio escrito cuando presentamos el libro anterior y sigue sus cánones». La tercera historia, la de Cádiz, lleva por título ‘A palmarla al Palmar’ y la última, ‘Celda de Navidad’. De nuevo, el lector –especialmente el segoviano– se encontrará con enclaves muy familiares y personajes reconocibles. La edición, como la anterior, es en formato de bolsillo, lo que sin duda facilita la lectura. En realidad, se lee de un tirón y con sumo gusto.

«Somos lectores de novela negra, de siempre, desde antes del ‘boom’ actual. Aunque ahora prolifera, siempre ha habido mucha novela negra y, como en Segovia faltaba, decidimos dar vida a Martin», revela Fraile. «Tenemos pensado seguir con Martin, desarrollarlo más, aunque no sabemos cómo evolucionará el personaje. Es lo que tiene escribir a cuatro manos, que nunca sabes por dónde puede salir uno ni por dónde continuar otro», añade. Lo que son incapaces de aclarar es de dónde sale el seudónimo: «Ni nosotros mismos lo sabemos. Son apellidos a la antigua», justifica Francisco Rubio.

Los lectores tienen una nueva cita con las aventuras de Martin, el detective segoviano, que regresa con nuevos e interesantes casos.