El Norte de Castilla

Entrada al instituto La Albuera.
Entrada al instituto La Albuera. / A. Tanarro

La Fiscalía pide libertad vigilada
y alejamiento para los acusados
de acoso escolar

  • La exploración judicial de los cuatro menores denunciados por un alumno del instituto La Albuera se realizó ayer

El Juzgado de Menores de Segovia emitirá hoy la resolución cautelar en la investigación abierta por posible acoso escolar en el instituto de Secundaria La Albuera. Los cuatro menores que fueron detenidos por la Policía Nacional por supuestas vejaciones, insultos y empujones contra un compañero del instituto, y posteriormente puestos en libertad con cargos, comparecieron ayer en sede judicial citados por la Fiscalía de Menores.

Tras ser escuchados dentro del procedimiento que técnicamente se llama exploración de los menores, la Fiscalía solicitó la libertad vigilada para los cuatro presuntos agresores y una medida de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima. Ahora será el titular del Juzgado de Menores quien decida si se adoptan esas medidas cautelares, previas al juicio, según informaron fuentes policiales.

Sobre este procedimiento se pronunció ayer la consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, quien situó en el marco de la Fiscalía de Menores la actuación por el presunto caso de acoso escolar en el Instituto de enseñanza Secundaria La Albuera, que se ha saldado con ocho menores expedientados, cuatro de ellos detenidos, tras la denuncia de un compañero.

Marcos explicó que la Junta está pendiente de que se analicen los hechos que llevaron a actuar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para insistir en que las medidas a tomar en estos momentos no corresponden al ámbito educativo y sí a la Fiscalía de Menores, respecto a la que expresó su más «absoluto respeto».

La portavoz del Ejecutivo autonómico compartió las declaraciones de su compañero de gobierno y consejero de Educación, Fernando Rey, en el sentido de saber actuar de manera preventiva y dar una vuelta al protocolo desde el convencimiento de que es necesario implicar a la sociedad y a la familia para poder detectar unas situaciones «muy complicadas».

Es más, añadió la portavoz, en declaraciones recogidas por Europa Press, es posible que los propios menores implicados en este caso concreto «no sean conscientes del daño que están provocando a su compañero», por lo que abogó por buscar un apoyo y una «reeducación, necesaria en este caso».

Protocolo

Tras conocerse los hechos, la Consejería de Educación de la Junta señaló que se está aplicando el protocolo establecido contra episodios de acoso en centros escolares. Según la denuncia presentada por la familia del menor, las vejaciones, insultos y agresiones sufridas por la víctima tuvieron su origen a comienzos del presente curso escolar. El caso es complejo, ya que los hechos denunciados ante la Policía Nacional presuntamente se han repetido tanto en el propio instituto como fuera de La Albuera, donde la dirección del centro escolar poco puede hacer para proteger a la víctima.

En el marco del protocolo oficial de actuación ante un posible caso de acoso escolar, la dirección del centro, que fue alertada por compañeros de clase de la víctima, abrió un expediente para esclarecer el caso en el que están incluidos ocho menores, aunque solo cuatro de ellos fueron detenidos.