El Norte de Castilla

Fachada del instituto La Albuera, en la capital segoviana.
Fachada del instituto La Albuera, en la capital segoviana. / Antonio de Torre

Compañeros de la víctima alertaron al IES La Albuera del posible caso de acoso

  • La Policía detuvo el lunes a un cuarto alumno a raíz del expediente abierto por el centro, que incluye a ocho menores

A medida que transcurren las horas se van conociendo más detalles del presunto caso de acoso escolar en el instituto La Albuera de Segovia. Hasta el momento hay cuatro menores en libertad con cargos y otros cuatro han sido investigados por el propio centro escolar. El pasado miércoles, día 16, la familia de la víctima presentó en la Comisaría de Policía Nacional una denuncia ante el acoso que venía sufriendo un joven de 17 años desde el inicio del curso escolar. En su comparecencia ante los agentes de policía, el afectado señaló a tres de sus compañeros como autores de humillaciones, vejaciones, insultos y agresiones tanto dentro como fuera del instituto.

Una vez recibida la denuncia, la Policía Nacional solicitó a la dirección del IES La Albuera toda la información posible sobre el caso. Desde el instituto se facilitó a los agentes el expediente sobre el mismo, abierto a raíz de que los propios compañeros de clase de la víctima dieran la voz de alarma, reconociendo ante la dirección los episodios de acoso que venía sufriendo el joven desde hacía varias semanas.

En dicho expediente elaborado por el centro aparecen cinco menores que no estaban incluídos en el atestado policial. En la jornada del jueves, la Policía volvió a escuchar en exploración al joven, que reconoció que uno de los cinco alumnos no denunciados en un primer momento y que aparece en el expediente del centro también le había acosado. Al parecer, este alumno, junto a uno de los denunciados en la jornada del miércoles, volvió a ejercer presiones sobre la víctima al enterarse de que el centro les iba a abrir un expediente disciplinario.

Ante la nueva confesión del afectado, la Policía citó en la jornada del viernes a los tres denunciados en un primer momento, quienes tras ser sometidos a la oportuna exploración y tras la declaración de varios testigos fueron puestos en libertad con cargos por un posible delito contra la integridad moral que ya está investigando la Fiscalía de Menores. El cuarto joven, denunciado en su segunda presencia en Comisaría por la víctima, fue requerido por los agentes en la jornada del lunes, siendo detenido por los mismos motivos que sus compañeros y puesto en libertad con la imputación de un delito contra la integridad moral.

Los otros cuatro alumnos que aparecen en el expediente abierto por el instituto no fueron detenidos al no cumplir con los tres requisitos necesarios para que se les impute delito contra la integridad moral. No fue necesario que ninguno de los cuatro hiciera acto de presencia en Comisaría. Dos de ellos ni siquiera fueron tenidos en cuenta al tratarse de situaciones puntuales de hostigamiento hacia la victima; otro pidió perdón al joven y reconoció publicamente las humillaciones sometidas después de que el instituto detectara dicha actitud; y otro no ha vuelto a aparecer por el centro tras agredir a la víctima. Una vez imputado el delito contra la integridad moral por la Policía Nacional a los cuatro detenidos y trasladadas las respectivas diligencias, es la Fiscalía de Menores la que investiga lo sucedido para tomar las acciones oportunas. Acciones que van desde el ingreso en un centro tutelado de los imputados –decisión poco frecuente por la Fiscalía de Menores de Segovia– o su puesta en libertad con cargos.