El Norte de Castilla

Siete de los 30 posibles casos de acoso escolar de Segovia fueron confirmados

Imagen de un niño retraído, uno de los síntomas de acoso.
Imagen de un niño retraído, uno de los síntomas de acoso. / Fotolia
  • La Consejería de Educación quiere mejorar los protocolos de actuación ante la lacra del ‘bullying’

De la posibilidad de que se produzca un caso de acoso escolar al hecho de que efectivamente exista va un trecho. De ahí la importancia que adquiere que se siga con eficacia y a rajatabla el protocolo de actuación establecido para detectar, hacer seguimiento, esclarecer y sancionar estos comportamientos. En Segovia, la Junta ha confirmado siete de los treinta casos posibles de los dos últimos años.

Aunque la comunidad se considera pionera en la prevención y abordaje de la conflictividad escolar y de los problemas de convivencia que se producen en los centros docentes, el consejero de Educación, Fernando Rey, viene siendo partidario de mejorar los mecanismos disponibles. Una de las tareas que se ha encomendado para esta legislatura es la de legislar la igualdad escolar, que se traduce en reforzar los actuales protocolos de actuación y las sanciones educativas cuando se confirmen estos casos, amén de actuar especialmente contra el acoso por homofobia.

La lucha contra el ‘bullying’ está en el punto de mira de la Administración regional y del Gobierno central. Recientemente se ha puesto en marcha el nuevo teléfono (900 018 018) para denunciar este tipo de conductas, ya sean humillaciones, vejaciones, discriminaciones o agresiones físicas. Este servicio telefónico está atendido por psicólogos titulados, no deja rastro en la factura y es gratuito. A él pueden acudir tanto los alumnos como las familias, además de los propios tutores y profesores que requieren de la ayuda profesional para recibir las instrucciones oportunas sobre cómo actuar ante la detección de un indicio de acoso en las aulas.

La Junta de Castilla y León ha admitido el registro de 45 casos confirmados dentro del sistema de centros educativos públicos de la comunidad autónoma entre los años 2014 y 2016. Sin embargo, la activación de los dispositivos ante la menor sospecha de ‘bullying’ y los expedientes abiertos por la mera posibilidad de que los indicios puedan desgraciadamente convertirse en una realidad son más. Los datos del Gobierno regional sobre la convivencia en los centros docentes y el acoso escolar indican que en la provincia de Segovia han sido confirmados siete casos a lo largo de los dos últimos años, una cifra que crece hasta la treintena si se tienen en cuenta los episodios calificados como «posibles».

Datos inquietantes

Por su parte, también hay organizaciones sin ánimo de lucro, como la Fundación ANAR, que poseen sus dispositivos y estrategias para atajar la conflictividad en las clases. El primer estudio sobre ‘bullying’ presentado por esta asociación y la Fundación Mutua Madrileña revelaba varios datos preocupantes. Por ejemplo, la reiteración y frecuencia de las actitudes acosadoras. El 44% de las víctimas soporta el acoso durante más de un año, y siete de cada diez confiesan que lo sufren a diario.

El perfil más habitual de la víctima –según este informe– responde al de una chica de entre 12 o 13 años. Generalmente se trata de personas «diferentes», según el relato de las víctimas que recoge el estudio, con pocas habilidades sociales, fuera de la moda o defectos físicos.