El Norte de Castilla

Nueve de cada diez mujeres gitanas de Segovia están desempleadas

Asistentes al V Encuentro de Mujeres Gitanas de Segovia.
Asistentes al V Encuentro de Mujeres Gitanas de Segovia. / Antonio de Torre
  • La Fundación Secretariado Gitano revela en el quinto Encuentro de Mujeres Gitanas que solo una joven cursa estudios universitarios

Nueve de cada diez mujeres de etnia gitana de Segovia están desempleadas, según datos que ha facilitado la Fundación Secretariado Gitano (FSG) en la quinta edición del Encuentro de Mujeres Gitanas de Segovia.

Si la tasa de paro en el colectivo de mujeres gitanas es del 90%, en términos académicos los datos tampoco son mejores, informa Europa Press. Según la psicóloga forense y orientadora educativa de FSG, Consuelo Gómez, actualmente solo dos estudiantes gitanos cursan un módulo formativo de grado superior y una chica desarrolla estudios universitarios, por lo que desde el punto de vista estadístico Segovia está «muy por detrás» de otras ciudades.

En este ámbito, los principales retos a abordar son el absentismo escolar y la implicación de los padres. Hexplicado Gómez que «la mayoría» de alumnos de etnia gitana no pasa del segundo curso de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), aunque la tasa de abandono escolar va mejorando.

Gómez ha centrado su intervención en el encuentro en tres aspectos por medio de juegos y dinámicas. Por un lado, «fomentar sus sueños» porque «muchas veces, no tienen». Además, ha subrayado que en este sector social la tolerancia es «mínima», lo que tiene relación directa con la «frustración». Igualmente, la psicóloga y orientadora ha recalcado que las mujeres gitanas son «capaces».

Discriminación en el empleo

Otra ponente del encuentro, la abogada del departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la FSG en Madrid, María del Carmen Cortés, ha afirmado que las mujeres gitanas encuentran ejemplos de discriminación en las ofertas de empleo. Una situación en la que se suma su pertenencia a esa etnia y su condición de mujer.

Cortés ha reconocido que los términos discriminatorios son «muy parecidos» a los de los hombres gitanos, aunque los efectos «no son los mismos». Pese a que en los últimos años se ha producido un participación social «creciente» de las mujeres gitanas en la sociedad, ello no quiere decir que sea «suficiente». De hecho, ha apuntado, la crisis de los últimos años ha afectado más a los grupos más vulnerables.

En ese sentido, Cortés ha hecho hincapié en la importancia de que esta problemática sea visible y de huir de la «imagen negativa» que muchas veces se origina en torno a los gitanos, por medio de «estereotipos y prejuicios» que obstaculizan el avance. Y quienes generan esa imagen «no tienen una idea de qué supone», ha apostillado la abogada.

Desde un punto de vista más interno, María del Carmen Cortés también ha señalado la necesidad de que se haga visible la necesidad de reivindicar derechos, puesto que «a veces» las mujeres gitanas no son conscientes de la discriminación. Se trata, por tanto, de identificar los casos y tener los recursos para «hacer ejercicio de sus derechos como ciudadanos».

Además, ha recordado que «históricamente» la comunidad gitana ha sido «rechazada» y, aunque «no se trata de vivir en esa historia», ha reclamado que las instituciones públicas garanticen el mismo acceso a «bienes, derechos y servicios» que a la mayoría social.

Mientras, la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Segovia, Marifé Santiago, ha valorado el desarrollo de este encuentro como una «reflexión social» sobre hábitos y costumbres que hay cambiar y sobre espacios que «hay que soñar», para lograr la desaparición de esos hábitos.