El Norte de Castilla

Tolerancia cero con la violencia de género

Manifestación de ayer en Cuéllar contra la violencia de género.
Manifestación de ayer en Cuéllar contra la violencia de género. / M. Rico
  • Los vecinos piden medidas eficaces en las calles de Cuéllar

Como cada año, en torno a un centenar de vecinos recorrieron ayer parte de las calles de la localidad en una marcha silenciosa contra la violencia de género, en una iniciativa organizada desde la asamblea comarcal de Izquierda Unida en Cuéllar. Bajo una lluvia intensa y precedida de una pancarta en la que se leía ‘Violencia de género, tolerancia cero’, los participantes reivindicaron medidas eficaces contra este problema que año tras año sigue golpeando a la sociedad.

La marcha se prolongó durante casi una hora y concluyó en la plaza de la Huerta Herrera, en la que se leyó un documento en el que se ponía de manifiesto que sólo es posible erradicar la violencia machista si se avanza en la igualdad real entre hombres y mujeres. Se pidieron medidas políticas contundentes para erradicar las violencias machistas y se recordaron las desigualdades e injusticias que sufre una parte de la sociedad.

En el acto también se animó a la movilización y la reivindicación en las calles para exigir con contundencia la reversión de los recortes, la creación de condiciones objetivas dignas para las mujeres, en las cuales la violencia sea erradicada y los asesinatos desaparezcan.

Desde la asamblea comarcal de IU se recuerda que el artículo uno de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de las Naciones Unidas considera que la violencia contra las mujeres es «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para las mujeres, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se produce en la vida pública o privada».

Igualmente se señala que la violencia contra la mujer es la manifestación de desigualdad más extrema de nuestra sociedad, que se ejerce sobre las mujeres por el mero hecho de serlo, y no se refiere únicamente a la que sufre la mujer en el hogar o en las relaciones de pareja, sino también en el trabajo, la calle o los lugares de ocio. Durante este año 2016 ya han muerto más de 40 mujeres por violencia de género. El acto concluyó con la lectura de poemas y una chocolatada para los asistentes.

Actos

Para concienciar sobre este problema e intentar erradicar la violencia sobre la mujer en la sociedad, la asamblea comarcal, además de la marcha celebrada ayer, ha puesto en marcha otros actos durante este mes de noviembre. Así, el pasado sábado, el palacio de Pedro I acogió una charla-debate que contó con la participación de Estela Gilbaja, profesora de Derecho Constitucional, que habló de las violencias machistas, las debilidades de la Ley de Violencia de Género española para erradicar este problema y las propuestas de Izquierda Unida.

También intervino Fernando San Antonio, estudiante de criminología, que trató los aspectos que precipitan la existencia de violencia de género en las parejas jóvenes, las formas en las que se ejercen, y los problemas sociales y personales que provocan. Además relacionó este tipo de violencia con la cultura heteropatricarcal imperante en la sociedad, intentando dar una visión victimológica a la hora de dar respuestas al problema.

En la charla también intervino Estefanía Sánchez-Medina, estudiante de criminología, que expuso el tema de los micromachismos, la cultura de la violación y la violencia de género como formas sutiles de discriminación que gozan de aceptación social y que conforman la cultura de la violación que se naturaliza para perpetuar la dominación patriarcal a través de la sexualidad.

Para finalizar la programación contra la violencia de género, el próximo sábado 26 de noviembre, el palacio de Pedro I acogerá, a las 19:30 horas, la proyección del documental ‘Machismos que matan’, que contará con un debate posterior. Se trata de un documental en el que se ofrecen diferentes análisis sobre estereotipos machistas que están muy asimilados, que son cotidianos y se transmiten tanto en los medios como en la vida familiar, laboral y social. Se cuestiona por qué una buena parte de loso adolescentes y jóvenes que han crecido en la igualdad de derechos para hombres y mujeres, no identifica estas conductas machistas.