El Norte de Castilla

Viajeros aguardan subiorse al autobús que une Segovia con Valsaín.
Viajeros aguardan subiorse al autobús que une Segovia con Valsaín. / El Norte

El Ministerio de Fomento tendrá la última palabra sobre la línea metropolitana Segovia-Valsaín

  • La Junta ha tramitado una petición para que viajeros puedan ir de pie en determinados servicios considerados conflictivos por su alta demanda, y así no tener que dejar a nadie en tiera

  • La Sepulvedana corrige las informaciones de la Administración autonómica y recuerda que el aumento de frecuencias es competencia regional

La Junta de Castilla y León especifica que ella no ha autorizado que los viajeros de la línea metropolitana entre Segovia y La Granja puedan viajar de pie en circunstancias extraordinarias de carencia de plazas. Lo que sí ha hecho, tal y como aseguran los responsables de la Delegación Territorial, es pedir al Ministerio de Fomento el permiso para que se dé esa circunstancia. Por lo tanto, el departamento que ahora dirige Íñigo de la Serna tendrá la última palabra sobre esta solución, porque es «el Ministerio el que adjudica» la concesión, precisan fuentes autonómicas.

Esa opción de viajar de pie en recorridos cortos ya se utiliza en algunos servicios de los alrededores de Madrid, «en un radio de entre diez y doce kilómetros», esgrime la Administración regional por la similitud que pueden guardar los casos del transporte metropolitano segoviano y madrileño.

Así pues, la Junta espera la respuesta del Ministerio de Fomento. Pero no es la única, además de los viajeros y usuarios que se han quejado de la falta de asientos en determinadas horas punta, lo que ha provocado que haya habido personas que se han tenido que quedar en la parada, por ejemplo, de Parque Robledo. También la concesionaria aguarda la decisión ministerial.

El grupo La Sepulvedana es conocedor de que se ha tramitado la petición a Fomento, pero «de momento no hay confirmación alguna», han transmitido responsables de la compañía de transporte. Asimismo, rectifican y desdicen a la Junta cuando se arrogó la iniciativa de fletar vehículos de más plazas en servicios más conflictivos que dejan pequeña la capacidad de los coches.

La diferencia entre concesión y gestión

La Sepulvedana asegura que actuó «de motu propio una vez identificada la necesidad en el servicio de los viernes, a las 21:45 horas, de Segovia a Valsaín». La empresa asignó un vehículo de mayor capacidad, en concreto de 69 asientos, para atender la demanda de viajeros en este horario, «al igual que en la expedición de las 7:30 horas entre Valsaín y Segovia, que también es cubierta por un coche con mayor capacidad».

Si bien la concesión de la línea es ministerial, el grupo La Sepulvedana matiza que «de la gestión del servicio se ha responsabilizado la Administración regional desde 2009, siendo la Junta quien ha marcado desde entonces los horarios de las rutas; las nuevas paradas; el importe de la subvención de dichas líneas, y demás cuestiones relacionadas con el desempeño del servicio».

En 2006 se constituyó una ponencia técnica encargada de revisar las necesidades del transporte metropolitano; y en 2009 se dieron a la empresa las indicaciones oportunas al respecto de cuántos servicios y en qué horarios debía operar. Por tanto, los responsables de la adjudicataria deducen que «el aumento de frecuencias para adaptar el servicio a la demanda actual debería pasar por su estudio y aprobación por parte de la Junta».

En cuanto a la opción de transportar viajeros de pie, la compañía no se ha negado en ningún momento, revelan sus representantes, quienes añaden que de hecho ya habían considerado con anterioridad dicha alternativa como «factible». Sin embargo, elevó una petición en esta línea hace más de un año y la petición fue «lamentablemente desestimada», confirma el grupo, que insiste en la necesaria autorización ministerial para permitir en determinadas horas punta el trayecto de pasajeros de pie.

La Delegación Territorial ha anunciado que va a intensificar el control inspector para comprobar que la compañía cumple con las condiciones de la concesión y del funcionamiento de la línea. De no ser así, aplicará las sanciones estipuladas, advierten fuentes regionales. Por su parte, La Sepulvedana replica que la Junta ya está ejecutando esa labor, «lo que ocurre es no se ha encontrado ningún incumplimiento, dado que la empresa cumple a rajatabla con las obligaciones descritas en el contrato».