El Norte de Castilla

Huercasa creará 80 empleos «de calidad»

Algunas de las instalaciones de la empresa.
Algunas de las instalaciones de la empresa. / M. A. L.
  • El centro logístico de San Miguel del Arroyo abrirá al final del verano de 2017 con una inversión de 7 millones

La expansión de la empresa segoviana Huercasa es un proceso continuado, planificado a medio y largo plazo y con dos apuestas claras, el medio rural y las personas. Así lo afirma su presidente Félix Moracho, presidente también de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis), y desde esta tribuna firme defensor de que las empresas de este sector son las que crean más empleo estable. Lo dice desde una empresa que tiene en Europa el 65% de la cuota de mercado del maíz dulce envasado, y lo pone en práctica en Huercasa, donde la importancia que otorga la firma a los recursos humanos descansa en una política de personal que, «con tranquilidad, serenidad y oportunidad», tiene previsto crear 80 nuevos puestos de trabajo «de calidad» en los próximos tres años, para que el personal fijo sea de alrededor de 210 personas, superando las 400 en los momentos de más actividad.

De los 10 millones de euros que tiene previsto invertir Huercasa en los próximos tres años, 7 millones estarán dedicados a la puesta en marcha del nuevo centro logístico de San Miguel del Arroyo, comenta Félix Moracho. Este centro «estará operativo al final del verano de 2017» y acogerá una buena parte de los empleos que creará la empresa; el resto serán para la actividad industrial, que seguirá con Sanchonuño como centro de referencia porque allí tiene todos los servicios industriales, agua, tratamiento de materias primas, vapor y todos los generales.

El eje de actividad de la empresa seguirá así en la autovía de Pinares, la A-601, entre Sanchonuño y San Miguel del Arroyo, «muy focalizado en la fábrica y en el centro logístico», con la certeza de que Huercasa puede tener su crecimiento comercial en los mercados exteriores, para lo que además ha formalizado su entrada como socio en Anecoop, uno de los mayores grupos hortofrutícolas de Europa. La apuesta por las personas también se ve otras decisiones: «En los últimos años, conscientes de la demanda social, hemos adquirido el compromiso de la creación de empleo y por eso hemos retrasado el proceso de automatización. Ahora estamos en proceso de crear 80 empleos de calidad, y eso quiere decir contratos indefinidos y en puestos donde la gente se ve remunerada y con posibilidades de promoción».

El momento actual de la empresa es «de mucha actividad y efervescencia». Está en el punto de comenzar a «recoger los frutos del trabajo de estos 38 años y de tratar de preparar el futuro con garantías», destaca Moracho. Su estrategia empresarial está basada en las oportunidades de negocio que tiene a nivel comercial, «sobre todo en el mercado internacional porque más del 80% de nuestra facturación está en los mercados exteriores y cada vez está más restringido el nacional». Lo que no quiere decir que Huercasa vaya a olvidar a los clientes españoles, al contrario; pero sí que trata de aprovechar su posición como referente europeo en la producción de maíz dulce en mazorca, de remolacha roja de quinta gama (productos vegetales preparados) y endivias frescas, las ensaladas de legumbres y hortalizas ‘Ya listo’, la gama de legumbres ‘Sabor sabor’ o la crema de remolacha.

32 millones de facturación

Con un mercado que supone exportar a más de 40 países (el 80% a Europa y el Mediterráneo) y una facturación que en 2015 alcanzó 32 millones de euros, que los responsables de la compañía quieren ir aumentando de forma progresiva hasta llegar a más de 50 millones en 2020, el centro logístico de San Miguel del Arroyo será un elemento clave en la expansión de Huercasa porque su planificación contempla aprovechar las oportunidades que abren los productos de quinta gama para «ir tejiendo hacia atrás una estructura industrial».

Así, el centro logístico estará operativo al final del verano de 2017 y su actividad estará «encaminada al almacenamiento del producto terminado, las actividades del departamento comercial y la preparación de pedidos para que estén adecuados a las demandas de los consumidores». Este centro, ubicado en el polígono industrial del municipio vallisoletano de San Miguel del Arroyo, dedicará alrededor de 8.000 metros cuadrados a almacenes con todos sus servicios, con una inversión aproximada de 6 millones de euros, y a la oficina comercial unos 300 metros cuadrados en una parcela del mismo polígono con un coste, incluido el equipamiento, de un millón de euros más.

Mercado exterior

La expansión internacional de Huercasa pasa por el desarrollo de las exportaciones desde España a Europa, ya que en mercado más lejanos es más problemática por el aumento de los costes logísticos y la presencia de otros operadores. Además, trabaja para aumentar sus ventas en Rusia y Estados Unidos (para lo que es fundamental la pertenencia a Anecoop), «pero no es fácil», reconoce su presidente. Brasil fue una opción que estudiaron, pero este mercado ha sido desechado por las dificultades que presenta, aunque la empresa estudia otros mercados con oportunidades y donde hay barreras para el comercio que pueden salvarse.

De hecho, la valoración personal de Moracho de las tendencias en los flujos del comercio mundial apunta a que puede producirse un cierto proteccionismo de las producciones nacionales, aunque al final se impondrá la racionalidad. Es decir, añade, «hay que proteger lo propio, y el ejemplo es Alemania, que ha externalizado parte de su producción pero mantiene la estructura y no ha caído en la desindustrialización».

Por eso es consciente de que «para operar en otros países tenemos que ser competitivos, ofrecer calidad, servicio, seguridad y precio, porque no se puede competir solo en base al precio». De ahí que considere fundamental tener el suministro de materias primas lo más cerca posible de la fábrica de Sanchonuño, y asegura que «la calidad de las materias primas de Castilla y León es excepcional». Huercasa procesa cada año más de 70.000 toneladas de vegetales, y 20.000 toneladas más a través de sus aliados en Europa, la firma lituana Jovaigé.

Nueva imagen

Hace poco más de un mes que la empresa presentó en la Feria Fruit Attraction de Madrid su nueva imagen de marca, un nuevo logotipo, el lema ‘Huercasa Saborea el Country’, que une la conexión de su apuesta por el desarrollo del medio rural con la cultura a través del evento que ya es su principal vehículo de comunicación con los consumidores, el Huercasa Country Festival. En 2017 llegará el cuarto, al que la empresa tiene dedicado durante todo el año un equipo de diez personas.

Las dos imágenes ya están unidas y, además, representan «la apuesta por la vida sana y el desarrollo rural, en la que Huercasa es pionera». El festival se ha afianzado en Riaza y, aunque «es costoso en términos económicos y de trabajo, porque lo es traer a primeras figuras como Emmylou Harris», es también «muy satisfactorio». La próxima edición está en marcha. Dentro de pocas semanas se sabrán las fechas y el cartel de la próxima cita en Riaza. Y Moracho advierte de que el Huercasa Country Festival se superará.